Inicio Asia BALI: LA ISLA DE LOS DIOSES

BALI: LA ISLA DE LOS DIOSES

1468
0
Compartir

Durante décadas Bali, la reluciente joya verde del archipiélago indonesio, ha sido sinónimo del paraíso tropical. Se trata de una isla con altísimos volcanes, con terrazas de arrozales dispuestas en las laderas de las montañas, con magníficos templos hindúes y exóticas danzas.

Por O.S.M

A Bali se llega expectante y se regresa hechizado; enamorado de un paraíso esmeralda lleno de vida y contrastes. De esta isla, también llamada de los dioses, se han escrito ríos de tinta, tantos, que mientras la sigan cuidando como hasta ahora, nunca dejarán de fluir, porque quienes lleguen a ella, acabarán enamorándose de Bali y tendrán la necesidad de contar a los cuatro vientos las maravillas que ofrece este paraíso indonesio, ya que se habrá metido en sus almas.

A Bali sólo le sobra una cosa: la lejanía. Pero a poco de pisar el aeropuerto de Denpasar, al viajero se le olvidan, como por ensalmo, las veinte horas de viaje, y nada más llegar sus cinco sentidos se ponen de inmediato a procesar sensaciones sin descanso.


Desde un primer momento Bali ofrece una luz especial, la del Trópico, donde los colores parecen que son más colores que en otros lugares de la Tierra. El aire también huele distinto, y la ausencia del temido calor envuelve al viajero en una paz que predispone a olvidar el palizón del largo vuelo.

Enseguida asaltan a las pupilas los primeros altares, las primeras ofrendas a los dioses del larguísimo panteón de Bali, y los primeros templos que, desde el mismo momento de llegar, ya no dejarán de formar parte de la estancia del viajero, hasta hacerse tan familiares que, al regreso, incluso se echarán de menos.

También, enseguida, aparecen las primeras sonrisas, los saludos con las manos unidas a la altura del pecho y el Salamat Tinggal ( bienvenido), y las miradas de los balineses y balinesas, oscuras y profundas, pero extrañamente familiares. Y, es entonces cuando el verde empieza a apoderarse del alma del viajero, de un modo lento, casi inapreciable.


Tras los cristales del coche, rumbo al hotel, los inmensos jardines que jalonan las carreteras de acceso a Nusa Dua son la antesala de las maravillas que esperan al viajero los días siguientes, cuando dirija sus pasos -y su espíritu- hacia el centro de la isla, hasta los increíbles arrozales que cortarán su respiración y llenarán sus ojos de un verdor tan intenso, que ya no le abandonarán mientras viva. Y junto a los jardines aparecen los primeros templos, pequeños y grandes, como preludio de las maravillas que vendrán después en días sucesivos: los templos de Tanah Lot; Batu Bolon; Besakih; Uluwatu; Candi Kuning; Goa Lawah; Mengwi… Nombres tan misteriosos como las edificaciones que constituyen el centro de la vida de los balineses, que por su historia y su pasado se consideran los responsables del orden cósmico…

Todo ese rico pasado se condensa en una serie de danzas que resumen leyendas y acontecimiento épicos y religiosos, con el constante y monótono sonido del gamelán,el conjunto musical presente en la mayoría de acontecimientos. La elegancia de la danza Legong, ejecutada por jóvenes mujeres, compite con la fuerza masculina del Baris, y tiene su culmen en la hipnótica danza Cecak. EL teatro de marionetas y las peleas de gallos también forma parte importante de esta tierra de dioses y magia.

El Sur

Es la principal zona turística de Bali. Donde se encuentra la capital de la isla: Denpasar. Desde aquí podremos llegar a todos los templos y pueblos más importantes de Bali en poco más de media mañana.

Entre estos pueblos cabe destacar Ubud. Ubicado en uno de los paisajes más paradisíacos y bellos de la Isla; la perfecta armonía entre su bellos y verdes arrozales y su salvaje jungla hacen que Ubud sea el lugar, sin ningún género de dudas, perfecto para todos aquellos que quieran conocer Bali. 

En la década de los treinta, artistas europeos como Spies, que se establecieron aquí, en Ubud, animaron a los jóvenes artistas locales a romper con el arte más bien formal de los templos y de la corte de Bali, influyéndolos en las corrientes artísticas europeas de aquellas generaciones.

Desde Ubud no podemos dejar de visitar la Goa Gajah ( Cueva del elefante), descubierta principios del pasado siglo, debe su nombre al enorme demonio que forma la boca del templo. Tras un bello paseo por los alrededores de la cueva, llegaremos a Yeh Palu, con un friso de nueve metros de largo esculpido en la roca.

El Centro de Bali y las montañas

Con solo mirar un mapa en relieve de la isla descubriremos que las montañas centrales ocupan gran parte del territorio insular. El punto más alto, y más sagrado, es el Volcán Agung ( 3.142 metros), actualmente está dormido, pero los balineses no pueden olvidar la terrible erupción de 1963, en ella murieron más de dos mil personas y varias decenas de miles vieron como sus hogares eran sepultados por la lava.

Pero aunque este volcán es un símbolo para los habitantes de Isla, es otro volcán, el Batur, el que posee la mayor afluencia turística de Bali; dominando el pueblo de Trunyan y el famoso lago Batur. Este lago ocupa gran parte de la vieja caldera del volcán, fuera de la cual se ha formado un volcán más joven. En el borde del cráter de este nuevo volcán podemos disfrutar de la vistas más maravillosas del lago. Por la noche parece que la luna flote al nivel del cráter.

Tras abandonar el lago Batur es referencia obligada el pueblo de Trunyan. Este pueblecito de montaña es el santuario de los aga de Bali ( aborígenes de Bali); el paisaje del lago es precioso, pero a los lugareños no les hace demasiada gracia la vista de foráneos. Los aga son famosos por su culto a los muertos; no incineran a los difuntos, sino que dejan los cadáveres en ataúdes de bambú abiertos para que se descompongan.

El Este

Esta zona de Bali es la sede de alguno de los reinos más poderosos de la Isla. Aquí se encuentran los templos y palacios más importantes.

La ruta la tenemos que comenzar por Klungkung, que fue durante más de trescientos años la capital del reino más poderoso de Bali, Gelgel. En su palacio de Justicia, el Kerta Gosa, encontramos los mejores frescos de la mitología balinesa: a pecadores torturados por demonios y a inocentes disfrutando de los placeres del cielo. A muy pocos metros, y dentro del palacio, está el Bale Kambang, el pabellón flotante del rajá.

El Norte

La costa norte de Bali, con playas de arena negra y un clima más seco, es bastante menos conocida que la zona sur pero no por ello menos interesante. Los diminutos pueblos costeros, conocidos como Lovina Beach, hacen que este lugar una zona idónea para el descanso tras una larga jornada en el mar, disfrutando de sus maravillosos arrecifes de coral. Que se encuentran tan cerca de la costa que, en ocasiones cuando la marea esta baja, es posible llegar a ellos nadando.

En esta zona de la isla encontraremos el único monasterio budista de Bali, Banjar, está situado en lo alto de las montañas, justo a las afueras del pueblo Banjar Tega, del cual procede su nombre.

 A pocos kilómetros de Banjar se halla Sawan, un pequeño pueblo artesano especializado en la fabricación de instrumentos gamelan, típicos de las danzas balinesas.

EL Oeste

Inmensas zonas montañosas, frondosas y salvajes del oeste de Bali forman parte, hoy en día, del magnífico Parque Nacional de Bali Barat. Ésta es una de las pocas zonas de Bali donde uno todavía puede sentirse como un aventurero y donde los lugareños se muestran sorprendidos , y encantados, de ver a un occidental. Con casi 80.000 ha de bosques, montañas y arrecifes de coral, el parque es una enorme área de conservación en una isla tan densamente poblada como es Bali. Según leyendas de la zona, existen ciudades y templos escondidos en la selva y el tigre de Bali no está extinguido. 

Una leyenda que ojalá fuera una realidad. 

T&A Recomienda

Dónde dormir

Maya Ubud Resort & Spa.En mitad de la naturaleza y con un compromiso de desarrollo sostenible y medioambiental único en la Bali, este hotel cuentan con encantadoras villas privadas con piscina que será difícil que olvidemos.

http://mayaubud.com/

Aston Bali Resort & Spa.Ubicado en el exclusivo enclave de Nusa dua, este hotel construido al más puro estilo balinés contemporáneo ofrece una combinación perfecta de hospitalidad y elegancia.

http://www.astonbali.com/

Dónde comer

Mozaic Restaurant.Maravillosos colores y sabores servidos por un personal conocedor de la auténtica gastronomía balinesa. Una verdadera aventura gustativa sin precedentes hasta ahora en Bali.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here