Inicio Asia Colores del Desierto, las Sensaciones de Jordania

Colores del Desierto, las Sensaciones de Jordania

3661
0
Compartir

Está claro que cualquier viaje que se precie por Jordania debe incluir la archiconocida Petra, pero en este país de Oriente Próximo hay otros rincones de visita ineludible…

Por Óscar San Martín Molina

Es tarde, anochece en Ammán, la capital de Jordania. La ciudad rompe en estruendosos ruidos con el crepúsculo, cuando los almuecines llaman a la oración y la ciudad se ilumina. Todo parece estar en orden, en un orden diferente al nuestro, contrapuesto en culturas y religiones, pero un maravilloso orden…

Hacia su mejor tesoro

De la capital de Amán a Petra distan unos 230 kilómetros, tiempo suficiente para observar cómo nos vamos introduciendo en un clima árido, muy desértico.

Dejamos atrás Al Zumayla, Suwaqa Al Gharbiya , Al Hasa y Maan. Todas ciudades de contrastes entre sí, pero con un elemento común: sus tiendas para viajeros con recuerdos de Petra o del cercano Mar Muerto.

En Maan ya notamos que el gran tesoro jordano está muy cerca. La ciudad es un cúmulo de casas apiñadas, de forma laberíntica, construidas sobre piedra. Esa sustancia mineral que en griego recibe el nombre de Petra…

Ahí está

Nos asomamos a la antigua capital del reino nabateo para admirar su grandeza, no construida en piedra, sino literalmente excavada y esculpida en la piedra. Ubicada en un valle angosto, como si de las entrañas de la propia tierra se tratara, aparece Petra. Ahí está, majestuosa y colosal, provocando una eterna admiración que le ha llevado a ser nombrada como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Así que, sin más tiempo que perder, decidimos conocer y explorar un poco más este mundo nabateo que fue un enclave extraordinario en la Ruta de las Caravanas que llevaban especias e incienso entre Siria, Egipto, Arabia y el sur del Mediterráneo.

Tras caminar cerca de un kilómetro por el estrecho desfiladero que se retuerce por el corazón de las propias rocas, aparece imponente ante nosotros el edificio del Khazneh (El Tesoro), ¡posiblemente la fachada más fotografiada de todo el complejo arqueológico! Es el momento de hacer una instantánea y sentarse a observar, siempre y cuando los dromedarios y sus dueños, en una especie de “drometaxi” al más puro estilo del “burro taxi” del pueblecito malagueño de Mijas, a la carrera por encontrar turistas no te provoquen un percance.

Tras deleitarnos, el siguiente paso , sólo apto para aquellos con una mínima preparación física, es el Deir, el monasterio. Incrustado en esas moles graníticas que le conceden un halo de misticismo y paz, que invita sobre estas cumbres donde se observa todo el valle a no dejar de soñar ni un momento con ese mundo creado por los edomitas, y ocupado y dado a conocer posteriormente por los nabateos.

Puro desierto

Aún entre un cúmulo de sensaciones encontradas, “cambiamos el chip” para seguir recorriendo más rincones de Jordania. Decidimos que el rumbo sería Wadi Rum.

Una noche en el Captain´s Desert Camp nos adentran en los encantos y hechizos del Valle de la Luna, y eso que una tormenta de arena hizo acto de presencia, dándole más misticismo a la visita. Más propia de los beduinos o del mismísimo Lawrence de Arabia que de un grupo de viajeros entusiastas y exaltados.

Tras la turbulenta noche y con un amanecer espectacular con un sol esplendido, descubrimos las formaciones rocosas más llamativas de Wadi Rum: Los Siete Pilares de la Sabiduría. “Sancto Sanctorum” de la escalada en Oriente Próximo.

Ecolodge y té beduino

Nuestro viaje por Jordania va encaminado por desierto en todo sus aspectos, y como nos habían hablado maravillas de la reserva de la Biosfera de Dana hacía allí ponemos rumbo.

Unas cuantas horas de viaje, algo incierto por las indicaciones pero que le dan ese toque de aventura a cualquier viaje que se precie, damos de bruces con el Feynan Ecolodge, nuestra morada de esa noche. En uno de los ceñidos valles de esta reserva, frente al glorioso desierto, encontramos este magnífico ecolodge. Lugar donde soñamos con las infinitas aventuras que hemos vivido, al aire libre, bebiendo té a la menta con los beduinos nativos.

T&A Recomienda

Dónde dormir

Captain´s Deser Camp. Un auténtico campamento en en medio del desierto de Wadi Rum. ¡Toda una experiencia!

http://www.captains-jo.com/index.php?co=camp&pg=Q2FwdGFpbnMgRGVzZXJ0IENhbXA=

Feynan Ecolodge. Aclamado como uno de los cincuenta mejores hoteles ecológicos del mundo por la revista National Geographic Adventure, el ecolodge Feynan ofrece comodidad a la par que auténticas experiencias.

http://www.traveltya.com/hoteles/info.php?id=56

Cómo llegar

Royal Jordanian Airlines. Tiene vuelos directos desde Madrid y Barcelona a Ammán.

http://www.rj.com/

Para más información visita

www.visitjordan.com

http://spa.visitjordan.com/

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here