Inicio Asia Corea Del Sur, Tierra que Hipnotiza

Corea Del Sur, Tierra que Hipnotiza

299
0
Compartir

Es una gran desconocida para nosotros, pero no por eso deja de tener todo lo que soñamos de un destino, y os aseguramos que se convertirá en idóneo para vuestras andaduras… ¡Disfrútalo!

Por el equipo de traveltya.com

Corea del Sur, a diferencia de su vecino, Corea del Norte, es un destino poco conocido y con mucho que ofrecer. Despierta tu imaginación y abre las puertas de un país en el que la tradición y la modernidad se dan la mano.

Para todos los gustos

Tanto para mayores como pequeños, Corea del Sur tiene un atractivo muy diverso. Famosa por su cultura, sus paisajes y parques nacionales, sus templos budistas y también por sus costas y playas.

Podrás practicar todo tipo de deporte, como el ciclismo, el buceo en las costas o en la isla de Jejú,  o incluso perderte por las avenidas de Seúl y hacer shopping en las numerosas y futuristas tiendas de la moderna capital. Es decir, para todos los gustos.

Además de su intensa cultura y la presencia de sus tradiciones, Corea del Sur cuenta con más de un lugar inscrito en el Patrimonio Mundial de la Unesco. Entre ellos encontrarás la cueva de Seokguram y el templo de Bulguksa, dos monasterios religiosos en plena montaña. El santuario de Jongmyo con el que te toparás caminado por las agitadas calles de Seúl y el más espectacular de los cinco grandes palacios reales de Seúl, el Palacio de Changdeokgung o la fortaleza de Hwaseong, con sus 6 kilómetros de muralla.

Y no te puedes perder…

Conocida como el “País de la Mañana Tranquila”, las oportunidades para disfrutar de la libertad de un trek no te faltarán… Lo mejor es ir al Norte, hacia el parque de Soraksan dónde los más de 30 montes salvajes y la vegetación singular son el orgullo de los habitantes de Sokcho. En él se encuentra el tercero de los picos más altos del país, el Daecheongbong, con 1.708 m de altura.

Al Sur, Mont Jiri es una parada obligada. No solamente es el monte más elevado del continente, sino que es también una montaña sagrada en la que se encuentra una pequeña decena de templos y monasterios budistas. Entre ellos está Hwaeomsa, uno de los más conocidos por su tamaño y por las riquezas que en él se albergan.

Modernidad y tradición

Corea del Sur cuenta con la riqueza de la modernidad combinada con las tradiciones de las regiones que, aunque alejadas de la capital, una red de transportes excepcional las hacen perfectamente accesibles.

Una de las visiones más bonitas de Corea del Sur, es en el momento de la primavera cuando los cerezos están en flor. Quédate en la región de Bursán y admira la belleza del manto rosado que se instala ahí durante unos pocos días y sucumbe al sutil refinamiento de la naturaleza…. el mismo con el que miman cada plato y preparación de su rica cocina.

Su gastronomía

La cocina coreana merecería un viaje en su totalidad, desde la básica sopa de pescado, hasta un rico bulgogi, plato típico coreano a base de carne o un kimchi, plato a base de verduras fermentadas.

Entre las tradiciones del país, esta la de la forma en que se presenta una comida: el almuerzo es el principal momento del día, verás como llenan las mesas de platos diferentes, entre 3 y 12, en los que encontrarás arroz hervido y una multitud de acompañamientos. Presta atención a la manera en que hacen y verás que cada comensal se sirve de sopa y arroz y ¡el resto de los platos se comparten entre todos!

¿Te apetece conocer el exotismo asiático en un país ultra moderno? Corea del Sur te seducirá. Más allá del éxito planetario del baile de Gangnam Style, por la que la mayoría de la gente lo conoce, fue calificada como Dragón por el milagro económico que le hizo salir de su profunda pobreza en la que se encontraba después de la guerra. ¡Todos hemos tenido entre manos algo Made in Korea!

Dentro de tanta proliferación, separado por la frontera más protegida del planeta, la de su vecina Corea del Norte, se esconde un país que a menudo está bajo la sombra de Japón y China.

En Corea del Sur descubrirás las diferentes facetas de un pueblo refinado y entrañable, trabajador y con sentido del humor, orgulloso y humilde al mismo tiempo, que bajo la protección de las montañas tan veneradas, bajo el áurea del budismo y del confucianismo, se ha fortalecido y desarrollado en una cultura única que evoluciona a diario.

Una vitalidad y energía, característica de este pueblo que nace de la mezcla entre tradición y modernidad, que te animamos a descubrir.

Si vas a Corea en busca de romanticismo, también lo vas a encontrar. Para ello tienes que pasar unos días en la isla de Jejú, conocida como la Isla de los Dioses. Es la favorita de los jóvenes enamorados, y sus playas de arena fina y sus aguas claras te harán perder la noción del tiempo a enamorados y a cualquiera que habite la faz de la Tierra.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here