Inicio América Cuzco, Cuna Inca

Cuzco, Cuna Inca

5411
0
Compartir

Unos instantes antes de aterrizar en Cuzco andaba ojeando algunas guías sobre Perú. Me sorprendía, cada vez que observaba el mapa, de todos los reductos del Antiguo Imperio Inca que encontraba en el plano…

Por Óscar San Martín Molina

Es febrero y el Inti Raymi queda todavía lejos. Aún así la celebración del solsticio de verano, la ceremonia inca por excelencia, sigue sintiéndose muy cerca, es demasiado palpable… Las reminiscencias Incas habitan entre nosotros, aquí, en su morada de los Andes. Estamos en la Ciudad Imperial Inca: el Cuzco, considerada en los tiempos de esta civilización ancestral como el “Ombligo del Mundo”.

Ni un respiro

No hace falta recorrer mucho esta ciudad para percibir la herencia Inca. Viracocha, Kuricancha, Queshwachaka… algunas de estas palabras, que muchos oímos por primera vez, empezaremos a sentirlas mucho más cercanas. ¡ El legado Inca ya se apodera poco a poco de nosotros!

Con un período corto de adaptación llega el momento de conocer algo más sobre Cuzco. Recorriéndolo a pie, sin dejar un recoveco por descubrir ni un ápice de historia sin comprender, ponemos rumbo a la iglesia de Santo Domingo. Aquí, en esta iglesia dominica, su legado no reside en su esplendorosa arquitectura colonial sino más bien en sus cimientos. Levantada, junto con su claustro, sobre un templo ceremonial Inca, la pureza espiritual Inca se fusiona con la influencia religiosa católica. Estamos sobre el templo de Karicancha, todo un símbolo sagrado de esta civilización.

Aún podemos observan como se conserva parte de su esplendorosa sala de sacrificio dentro del claustro dominico. ¿Aberración religiosa o fusión de culturas? Cada uno es libre de interpretarlo a su gusto. Lo único cierto, es que, privilegios aparte o no, todavía podemos disfrutar de este contraste de culturas y religiones. Eso sí, una de ellas con un legado en perfecto estado y, la otra, sólo con sus vestigios…

San Blas y los juegos de picas

Sin tiempo que perder ponemos rumbo, atravesando el centro neurálgico de la ciudad, la Plaza de Armas, al famoso Barrio de San Blas. Uno de los más antiguos y famosos de Cuzco, donde su pequeña iglesia ( del mismo nombre que el barrio) barroca posee una auténtica joya de ebanistería, su púlpito.

Tras dejar a nuestra derecha las empinadas calles del Barrio de San Blas, creo que en Cuzco hay pocas calles que no tengan un desnivel pronunciado, y tras pasar por la capilla de San Antonio Abad, llegamos a la Plazoleta Nazarenas. La pequeña “plaza” es tremendamente curiosa por ser el punto de encuentro social para participar en los Juegos de Picas.

El Museo Inca

Intrigado por el nuevo juego de azar que acabamos de conocer algunos, visitamos el Museo Inca, el Santo Grial de esta civilización aunque sea a escala. Un pequeño museo que nos embarca en el tiempo para trasladarnos al antiguo Qosqo ( Cuzco en Inca), y contemplar una reproducción del complejo arqueológico de Moray, que más adelante visitaremos in situ, y la Puerta Inca de Queshwachaka. Creo que el tiempo en este lugar se detuvo mucho más que nuestra propia visita…

De regreso a la Plaza de Armas el bullicio nos devuelve a la realidad, para darnos de bruces con la iglesia de la Compañía de Jesús y la Catedral de Cuzco. En esta última de nuevo las reminiscencias Incas se apoderan de nosotros. No en vano la catedral fue edificada donde se encontraba el templo inca dedicado al dios todopoderoso Viracocha.

Otras historias

Es temprano y abandonamos Cuzco rumbo a Chinchero. El clima de la puna empieza a hacerse notar, sin restar un ápice de belleza a esta población textil y a su original mercado, que sirve todavía como lugar de trueque, amén de los puestecillos de souvenirs que cada día son más numerosos debido al incremento de viajeros y turistas por la zona.

El día, más concretamente el tiempo, nos da una tregua para dejarnos ver otras maravillas incas: Moray, de la cual habíamos visto una reproducción en el museo inca de Cuzco, con sus terrazas escalonadas circulares y Maras, posiblemente las salinas más altas del mundo.

Estos dos reductos naturales se unen a los reductos arqueológicos que Cuzco nos ofreció y a los que todavía nos quedan por descubrir… Pero eso será otra aventura y nuevos avatares, ahora camino de Ollantaytambo me dedicó a disfrutar y soñar con “el Cusco”.

T&A Recomienda

Dónde dormir

Casa Andina Classic – Cusco Koricancha. Está ubicado próximo a la Plaza Mayor, y se extiende a lo largo de 2 grandes casonas coloniales con 2 patios interiores muy apacibles. 
Este hotel provee al huésped de 54 cómodas y prácticas habitaciones, en un entorno seguro y céntrico. Precios asequibles.

http://www.casa-andina.com/classic-cuzco-koricancha/

 

Casa Andina Private Collection. Está levantado en una hermosa casona del siglo XVIII recientemente remodelada, con 5 majestuosos patios coloniales, muy cerca de la Plaza de Armas. 

El hotel se distingue por sus amplios patios interiores con balcones de madera. Para melancólicos sibaritas.

http://www.casa-andina.com/private-collection-cusco/

Dónde comer

Restaurante Chicha. Este restaurante busca satisfacer los gustos de viajeros y locales, dando a conocer la diversidad gastronómica y los ingredientes oriundos de las provincias de Perú. Haciendo que cada región sea reconocida por lo mejor que tiene para ofrecer en cuanto a productos y costumbres, a través de un sólo hilo conductor: la calidad y filosofía de Astrid y Gastón.

http://www.chicha.com.pe/index.php

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here