Inicio Europa Gibraltar, Entorno Natural

Gibraltar, Entorno Natural

707
0
Compartir

“Gibraltar, una montaña con maravillosas grutas, cuya cara oeste está prácticamente abierta gracias a una cueva que posiblemente se adentra hasta sus entrañas”, Pomponius Mela, geógrafo romano, de su obra Chorografía (año 45 D.J.C.).

Por J.M.Varas

Durante siglos, Gibraltar ha sido centro de atracción para culturas que ha generado una afluencia de visitantes y un gran interés hacia su territorio e historia. Desde un punto de vista turístico, el incremento en el número de personas que anualmente visitan Gibraltar es palpable. Para el mercado español es indudable que el inicio de los vuelos entre Madrid y La Roca, ha sido determinante a la hora de escoger Gibraltar como destino vacacional. Sin embargo, sin las numerosas cualidades y atractivos turísticos que tiene Gibraltar, este territorio, de apenas seis kilómetros cuadrados, no generaría la expectación que lo convierte en una clara apuesta vacacional.

Pocas alternativas quedan fuera de las posibilidades de Gibraltar como destino turístico. La Roca lo tiene todo y para todos los gustos: historia, cultura, gastronomía, compras, clima inigualable, naturaleza y buenas comunicaciones. Tanto si se desea pasar unos vibrantes días disfrutando al máximo del mar y los deportes acuáticos, como si se prefiere una visita más sosegada, aunque cargada de historia y patrimonio cultural, Gibraltar será el lugar perfecto. Todo ello aderezado con la simpatía y hospitalidad de sus gentes, dignas herederas de esa mezcla de culturas y razas que durante siglos ha ido conformando la población de Gibraltar.

La Reserva Natural del Peñón

La gran mole de roca de piedra caliza que constituye el Peñón de Gibraltar es hogar de numerosas especies de flora y fauna, en muchos casos autóctonas y únicas en el mundo.

Es impresionante ubicarse en la parte superior de La Roca y contemplar el contraste de colores existente con el territorio adyacente. El Peñón es vida; está repleto de cientos de especies de flora de mil colores, propiciados por su clima tropical y por la propia composición de su subsuelo, que hace que nunca sufra de escasez de agua. En tal entorno sería difícil imaginar que las especies animales no lo hubieran elegido como paraje para nacer y crecer. El Peñón es sobrevolado por aves de todo tipo, que tiene en Gibraltar una de sus rutas migratorias entre el viejo continente y África. Amantes de la ornitología del mundo entero se dirigen a La Roca para contemplar de cerca especies de pájaros imposibles de ver en cualquier otro lugar. Y como no podía ser menos, el Peñón también es hábitat natural de los habitantes más famosos de Gibraltar: los monos, conocidos localmente como “apes”. Pertenecientes a la especie Macacus Sylvanus, los monos rabones de Gibraltar son los únicos en Europa que habitan en estado semisalvaje. Su hogar está centralizado en lo que se conoce como “guarida de los monos”, pero es posible verlos a lo largo y ancho de toda la Reserva Natural del Peñón. Aunque son animales bastante sociables, hay que recordar que está terminantemente prohibido tocarlos o alimentarlos.

Viaje al interior del Peñón

Uno de los aspectos que más sorprenden a quienes visitan por primera vez Gibraltar es que el interior del Peñón está repleto de túneles y grutas naturales, que en gran parte pueden ser visitados, y cuyas dimensiones superan con creces el territorio de Gibraltar.

La Cueva de San Miguel es posiblemente uno de los rincones más bellos de La Roca. Se trata de una gruta natural perfectamente adecuada para visitas turísticas, que ofrece una visión de las maravillas que la naturaleza puede generar por sí sola. Ya era conocida en la época de los romanos, y durante mucho tiempo se creyó que no tenía final. Está formada por una sala superior, conectada a través de cinco pasadizos, con desniveles de entre 12,2 m y 45,7 m, que se unen con una sala menor. Bajo este punto, una serie de estrechas cavidades dan lugar a una sucesión de cámaras, que alcanzan una profundidad de 62,5 m por debajo de la entrada. Uno de los atractivos de la Cueva de San Miguel reside en una gran estalagmita seccionada, a través de la cual se pueden contemplar los efectos de la naturaleza a lo largo de los siglos. Otro de sus atractivos es, sin duda, su auditorio, ubicado en el interior de la propia cueva, y que sirve como escenario de celebración de numerosos eventos sociales, artísticos o congresos y convenciones.

Durante la II Guerra Mundial, y por casualidad, se descubrió lo que hoy en día se llama la Cueva Baja de San Miguel; una fascinante gruta que finaliza en un increíble lago subterráneo, y que hace las delicias de los amantes de la espeleología. A diferencia con la anterior, esta cueva no está preparada para su acceso en masa, aunque sí puede ser visitada en grupos, con la dirección de un experto y previa petición de hora a la Oficina de Turismo de Gibraltar. Quien ha vivido la experiencia de adentrarse en la Cueva Baja de San Miguel asegura que el viaje y el esfuerzo están más que justificados.

De tierra firme a mar abierto

Resulta indudable que los amantes de los deportes acuáticos, submarinismo y fauna marina no podrían elegir un lugar más adecuado para sus vacaciones que Gibraltar.

Rodeado de agua por todas partes, este destino posee una de las bahías más bellas del continente europeo. Además, Gibraltar es punto de confluencia entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, por lo que allí la población marina es muy abundante. Una muestra clara de ello son las tres especies de delfines que habitan en las aguas de Gibraltar: el común, el rayado y el de nariz abotellada. Es posible contemplar cientos de ejemplares de estos simpáticos animales en cualquiera de los viajes en barco que diariamente parten desde los puertos deportivos de Gibraltar. Si hay suerte, incluso se podrá avistar alguna ballena azul, el mayor de los cetáceos del mundo marino.

Para los viajeros más activos, nada mejor que la práctica del submarinismo. Bajo las aguas de Gibraltar yacen restos de más de 30 naufragios entre arrecifes de increíble belleza. En La Roca hay establecidas tres escuelas de buceo oficiales que ofrecen la posibilidad de sumergirse, tanto para expertos buceadores como para principiantes. Estas escuelas proveen a sus alumnos de todo el material necesario para la inmersión, por lo que no es necesario viajar hasta allí con el pesado equipo.

Para los menos arriesgados, pero amantes del mar, Gibraltar es un entorno idílico para la navegación en cualquiera de sus modalidades: en yate, windsurf, etc. Además, hay que tener en cuenta que las condiciones de viento del estrecho favorecen estas prácticas.

Y como colofón, la ciudad: cosmopolita y vibrante

Adentrarse en la ciudad de Gibraltar es una experiencia diferente y fascinante. Diferente, porque en el momento en que atraviesa la frontera o llega al aeropuerto, el viajero se encuentra inmerso en un mundo distinto, con un especial sabor británico que envuelve a sus calles y un espíritu cosmopolita que emana de sus habitantes. No en vano, los gibraltareños descienden de pobladores tan diversos como británicos, árabes, genoveses, portugueses, españoles, judíos, malteses, o indios. Fascinante, porque un recorrido por lo que los autóctonos llaman “la city” no deja indiferente a nadie. Empezando por Casemates Square, centro neurálgico de la ciudad de Gibraltar y punto de confluencia social de su población. Allí es posible visitar la Fábrica de Cristal de Gibraltar, de donde parten algunos de los artículos elaborados artesanalmente más típicos del lugar. La fabricación de artículos de cristal se lleva a cabo de cara al público.

De Casemates Square parte Main Street, la avenida principal de la ciudad de Gibraltar, y paraíso de las compras en sus innumerables tiendas, que disfrutan de exención de I.V.A Artículos de piel, finas sedas de China, joyas, equipos audiovisuales, licores de todo tipo, tabaco, y en general, souvenirs de lo más variado a un precio mucho más asequible.

Antes de detenernos en el relax y placer de la gastronomía local, sería imperdonable no dirigirse al Museo de Gibraltar, ubicado muy cerca de Main Street. Es una muestra y un recorrido a través del tiempo de la historia y naturaleza de Gibraltar. Allí se puede contemplar el Cráneo de la Mujer de Gibraltar, hallado en 1848 en Forbe’s Quarry, justo ocho años antes del que se descubrió en el valle de Neander en Alemania. El Museo de Gibraltar es también sede de los Baños Árabes mejor conservados de Europa, que se encuentran en los sótanos del edificio.

Para finalizar nuestro recorrido por Gibraltar, nada mejor que detenerse en cualquiera de sus restaurantes de cocina internacional, en los que se conjuga la alta gastronomía con un entorno idílico y un ambiente selecto. Para una comida rápida, existen restaurantes de fast-food y la posibilidad de adquirir sandwiches en las barras de los bares; hay una gran abundancia de clásicos pubs ingleses, así como terrazas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here