Inicio África Isla Reunión, El Tesoro de la Aventura

Isla Reunión, El Tesoro de la Aventura

5811
0
Compartir

Reunión se nos ha descubierto como un espacio natural único, del que muy bien podría haber escrito Conrad lo que le sugirió la selva africana y quedó plasmado en El corazón de las tinieblas. Escribió que es un territorio que: “…le había susurrado cosas acerca de sí mismo que desconocía, cosas de las que no tenía ni idea hasta que oyó el consejo de esa enorme soledad; y el susurro había resultado irresistiblemente fascinante”.

Por Óscar San Martín Molina

En el interior de la isla la tremenda erosión, aliada con gigantescos movimientos de tierra, dieron lugar a tres grandes circos, Mafate, Cilaos y Salazie, que constituyen tres colosales obras de la naturaleza y proporcionan a Reunión, junto a las costas batidas por el mar y el viento, un relieve vigoroso y caótico lleno de encanto y listo para ser visitado.

Reunión es verde y azul. Esta doble identidad, creada por el verdor de las tierras altas y el azul de la costa, es la que le proporciona su verdadera esencia: la de un continente en miniatura. Ofrece al visitante 200 ambientes proporcionados por otros tantos microclimas.

En definitiva, Reunión es una isla que entierra los clichés que se tienen de las islas tropicales. Desde luego si lo que se busca son playas de arena fina y tumbonas al sol, esta isla no es la más adecuada. Reunión es una tierra de aventura.

Un mundo para el trekking

A través de los más de 1.000 kilómetros de senderos que existen en Reunión se puede descubrir su alma de la mejor forma, y la más natural: caminando. Así descubrimos por ejemplo el bosque primitivo de Belouve y la magia de La Novelle, en el Circo de Mafate.

Los barrancos: su secreto

Muchas de las personas que viajan a Reunión apenas conocen su verdadero carácter. Detrás de franja litoral y las playas de arena blanca, atestadas de bañistas y palmeras, se esconde un alma indómita y salvaje. Las palmeras señalan la frontera con un mundo interior, de agua y fuego, ágil, brusco y hospitalario, entre un feroz rastro de lavas volcánicas que contrasta con la calma acogedora del paisaje amable creado por los tupidos bosques de helechos y tamarindos. Ese es el hogar de los barrancos más indomesticables de cuantos conocemos. El curso de los torrentes ha provocado cicatrices en el lecho volcánico que cortan el terreno y se desbocan en saltos colosales hacia el mar. Aquí se acaba bruscamente una parte, una comunicabilidad y un sentido de Reunión. Pero en el interior de la isla, en el nacimiento del río, nos aguarda un enigma de soledad, bajo los grandes picos, adentrándose entre sus raíces. Esta lujuriosa naturaleza esconde en su seno unos tesoros en los que experimentar con intensidad el barranquismo o cañoning.

Desde las alturas

A bordo del helicóptero desde el que fotografiamos toda la isla, el Trou de Fer se nos muestra como el rincón más espectacular de toda la ínsula. Vemos unas gigantescas cascadas que se estrellan en pozos profundos, rodeados de verdor por todas partes. Desde el suelo es simplemente un oasis de roca, agua y vegetación. De la misma forma que el K2 simboliza la escalada más importante a la que puede aspirar un alpinista de élite, el Trou de Fer es un barranco mítico, la máxima aspiración de los que descienden cañones.

T&A recomienda

Páginas de interés

www.la-reunion-tourisme.com

www.franceguide.com

Cómo llegar

www.airfrance.es

Dónde dormir

En Saint- Leu

www.blue-margouillat.com

En Petite-île

www.palm.re

En Cilaos

www.leschenets.fr

La Possession

www.villagenature.com

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here