Inicio Europa La Palma, entre el Cielo y las Estrellas

La Palma, entre el Cielo y las Estrellas

152
0
Compartir

Cuando Madonna escribió su canción “La Isla Bonita”, inspirada en La Palma, pensé su exacerbado delirio con tintes surrealistas y ensoñaciones habían provocado esa magnifica letra, y que en realidad su visión de esta isla del archipiélago canario estaba distorsionada. Pero no, nada más lejos de la realidad, el gran equivocado era yo…

 Por Óscar San Martín Molina

En el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid. Barajas, y tras documentarme lo justo sobre la Isla Bonita (prefería que las sorpresas se sucediesen en este viaje), nos espera el vuelo I23482 de Iberia Express con destino La Palma. Un trayecto cómodo donde la compañía ofrece en sus aviones el Club Express Onboard, un pionero sistema digital de entretenimiento a bordo que permite a los pasajeros acceder, a través de sus dispositivos electrónicos, a una gran variedad de contenidos multimedia, como diarios digitales, música, series y programas de TV, películas, entre las que destacan recientes producciones de FOX y guías de destino, entre otros. Además  cabe reseñar la profesionalidad y amabilidad de la tripulación Iberia Express, con su espíritu joven y entusiasta que, unido a una incuestionable formación y compromiso, permiten a Iberia Express registrar unos de los índices de satisfacción de los clientes más elevados del mercado.

En menos de tres horas nos encontramos sobrevolando la pista de aterrizaje del Aeropuerto Internacional de La Palma, y desde el cielo ya se intuye que sus peculiares paisajes, sus colosales volcanes, los exuberantes bosques y sus acogedoras playas no nos van a dejar indiferentes. Grandes detalles que cobijan a su más preciado botín: sus cielos llenos de estrellas.

Recorriendo la isla

Una suculenta comida típica de estas tierras en el Parador de La Palma nos hace reponer fuerzas para empezar a conocer esta ínsula y sus gentes. Y qué mejor manera que hacerlo con la visita a una de las mejores fábricas de puros de toda la isla. De trato familiar y afable,  gustosos atendemos las explicaciones de las diferentes variedades de puro canario así como su fabricación, mantenimiento y su final venta al público. Un trabajo artesanal que durante años ha pasado de padres a hijos, manteniendo ese sabor y arraigo tan típico de esta isla. Orgullosos, que no es para menos, de su aportación al folklore, historia y economía de las islas a través de sus puros. Famosos dentro y fuera del archipiélago canario.

Con este característico olor a madera, hojas y tabaco ( incluso llamativo para los que somos antitabaco) ponemos rumbo al Bosque de los Tilos, en el municipio de San Andrés y Sauces, que alberga un importante bosque de laurisilva. Tan típico de algunas de las Islas Afortunadas. Y aquí, en el corazón de la Macaronesia, encontramos un sistema heredado de la época Terciaria que llegó a ser, en su momento, la primera Reserva de la Biosfera de la isla. Hoy en día un paraíso para el trekking, con sus espectaculares senderos donde la abundante vegetación y sus predominantes colores verdes convierten este bosque en un auténtico vergel de abundancia y naturaleza, considerado un patrimonio natural de excepcional valor.

Sin salir de este municipio, pero mucho más lejos de los frondosos bosques de laurisilva y a la orilla del Atlántico, encontramos las piscinas del Charco Azul. Esta zona de baño se ha convertido, por sus características, en una atracción natural sin precedentes de grandes dimensiones. Donde una pequeña cascada, una piscina infantil y otra para adultos, y su solárium forman parte del premio Ecoplayas que recibió en año 2013.

Mas allá de las estrellas…

Hoy es día de visitar las alturas y el firmamento. Bien temprano nos hemos enredado en sinuosas curvas y pendientes para la ascensión al Roque de los Muchachos, el punto más alto de La Palma, con 2.426 metros de altitud. Este punto cierra la Caldera de Taburiente por su zona norte, pero no es esta característica lo que ha dado fama al Roque de los Muchachos, sino sus especiales condiciones climáticas, bañada por el aire fresco y laminar del Oceáno Atlántico, sin turbulencia, y también a su gran altura, lo que garantiza una luz estable y prístina. El lugar idóneo para albergar el Observatorio Astrofísico del Roque de los Muchachos, uno de los complejos telescópicos más completos del planeta. En sus instalaciones se encuentra el mayor telescópico robótico del mundo, el Telescopio Liverpool.

Un lugar fascinante donde adquirimos verdadera conciencia del infinito universo y el posicionamiento del planeta Tierra tiene en él.

Santa Cruz de La Palma y el Santuario Virgen de las Nieves

Una noche reparadora en el Parador de La Palma nos recarga para conocer la capital isla, Santa Cruz de la Palma. Conocida por su arquitectura colonial y centenaria, con sus calles empedradas y su puerto, que rebufa aires del pasado por sus cuatro costados.

Su casco histórico es una excelente muestra de conversación del patrimonio histórico y colonial del archipiélago canario. En esta pequeña pero coqueta ciudad, declarada  Bien de Interés Cultural, destaca su mítica Calle Real. Se trata de la calle principal de la ciudad, adoquinada en gran parte y que aglutina los principales comercios, plazas, casonas y edificios de interés. Recorrerla es una manera de disfrutar de la ciudad. De norte a sur le permite al visitante empaparse de tradiciones, la historia y la cultura de la capital.

La Plaza de España, punto de reunión y encuentro de lugareños, concentra algunas de las edificaciones más importantes de la isla. En ella se levanta el Ayuntamiento, la Iglesia del Salvador y la curiosa fuente en un extremo. Cabe destacar que es un conjunto renacentista único en su estilo en el archipiélago.

La Placeta del Borrero es un rincón rodeado de casas al más puro estilo canario. Un punto ideal para hacer un alto en el camino y disfrutar de un barraquito, un vinito de la isla o de una cerveza artesanal. La Plaza de la Alameda está en el extremo norte de la capital. Una larga plaza que culmina en el Museo Naval y que destaca la figura del enano.

Una vez alcanzado este punto, el visitante puede cruzar el puente para subir al Castillo de La Virgen, situado en el otro extremo del barranco. Las vistas que se obtienen desde aquí sobre la capital son impresionantes. No lejos de allí, la Iglesia de la Encarnación, donde destaca La Anunciación (s. XVI), conjunto escultórico procedente de Flandes y realizado en madera policromada.

A continuación, se puede optar por volver al punto de inicio por la Avenida Marítima sintiendo la brisa marina. Primera parada, en los muros del Castillo de Santa Catalina, fortificación militar que ayudó a la defensa de la ciudad de los ataques de piratas y corsarios en los siglos XVI y XVII.

Segunda parada, Balcones en la Avenida Marítima. Típicas casas canarias con balcones de madera, curiosamente decorados con flores y de alegres colores.

 T&A Recomienda

 Cómo llegar

 Iberia Express

Dónde dormir

Parador de La Palma

Más info

http://www.visitlapalma.es

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here