Inicio Europa Los Castillos Extremeños, por las Tierras del Gran Lago de Alqueva

Los Castillos Extremeños, por las Tierras del Gran Lago de Alqueva

48
0
Compartir

Las Tierras del Gran lago de Alqueva, en Extremadura, nos ofrecen un ecosistema presidido por la magnitud de la Albufera de Alqueva, que nos deleita con paisajes originales y esenciales a la par que nos descubre su historia del Medievo.

Por Muñoz Espinel

El Gran lago artificial de Alqueva, el mayor de Europa Occidental, ocupa la zona del Alentejo portugués y parte de la raya Sur de la provincia de Badajoz, con una longitud superior a 80 kilómetros cuadrados.

La considerable dimensión del Gran lago de Alqueva ofrece al visitante grandes posibilidades y atractivos, dotando a la zona de un notable interés turístico donde poder navegar en total contacto con la naturaleza, relajarse pescando o haciendo piragüismo por sus calmadas aguas, admirar su maravilloso Patrimonio Natural y disfrutar de sus ríos, dehesas y olivares a través de unas destacadas rutas ecoturísticas y ornitológicas.

Esta combinación de dehesas y serranías con grandes extensiones de encinares y alcornocales, nos muestra unos espacios de bosque mediterráneo increíblemente conservados. La importancia del río Guadiana, que hace de frontera natural entre tierras lusas y extremeñas, junto a la relevancia del Corredor Ecológico y de Biodiversidad del río Alcarrache, ha conseguido que con el paso del tiempo se haya formado un ecosistema ideal para muchas aves y mamíferos que han encontrado aquí su morada.

Ruta de los Castillos

Esta ruta por el interior del Gran lago de Alqueva nos invita a descubrir la historia Medieval de la comarca, una época marcada por la guerra, que era una constante en la vida política medieval, más aún en un contexto fronterizo y de Reconquista.

Además, podremos apreciar la influencia en la zona de la legendaria Orden de los Caballeros Templarios. Una orden de monjes guerreros cuya destacada labor modifica el territorio, ya que construyeron grandes fortalezas, castillos e iglesias. Unas construcciones que contribuyeron e impulsaron la repoblación cristiana frente a los musulmanes.

Se trata de una ruta en la que se puede apreciar la fusión cultural que se produce entre los lusos y extremeños, gracias a una historia compartida, con la Raya como escenario fundamental. Para esta ocasión os proponemos un recorrido que englobaría los siguientes municipios: Olivenza, Alconchel, Cheles, Villanueva del Fresno, Mouräo, Moura, Serpa, Portel, Monçaraz y Alandroal.

Los primeros pasos

Nuestro recorrido comienza en Olivenza, con su castillo del siglo XIV de planta trapezoidal y su gran torre del Homenaje y la Atalaya de la Moita, la mayor atalaya de todo el municipio. De aquí nos trasladamos a Alconchel para contemplar el castillo roquero de Coluche, levantado durante la época musulmana, y reformado en el siglo XIII. Un importante recinto céntrico que está presidido por una gran torre del Homenaje de gran altura y planta rectangular.

Tras creernos héroes de la Reconquista, proseguimos nuestra ruta hacia el municipio de Cheles y al de Villanueva del Fresno. Aquí, disfrutaremos del palacio de los Condes de Cheles o Vía Manuel, edificio del siglo XVII, con su torre del Homenaje de mampostería en forma de L, y del castillo de Villanueva del Fresno, fortaleza del siglo XV, de época cristiana.

La siguiente parada nos acerca al municipio de Mouräo, donde perdura un excepcional castillo amurallado de cinco puertas y once torres. Contando con dos partes diferenciadas, una medieval, de planta trapezoidal con diez torres y cuatro puertas góticas, y una fortificación del siglo XVII, que destaca por sus cuatro baluartes en las esquinas del antiguo castillo. Esta fortaleza es una de los estandartes de la ruta por su excepcional conservación junto al castillo de Moura, con una planta ovalada, anexionada a una gran torre del Homenaje cuadrangular, datada en el siglo XIII.

Otra de los mejores ejemplos medievales extremeños lo encontramos en el municipio de Sherpa, con un castillo-fortaleza del silgo XIII de planta poligonal. Reforzada con torres cuadrangulares rematadas por almenas prismáticas, con una robusta puerta flanqueada por torres.

Para la siguiente parada de nuestra ruta hemos decidido pernoctar en Serpa, continuando al día siguiente nuestra ruta por los municipios de Portel, Monçaraz y Alandroal. En el primero, encontramos  el castillo de Portel, fechado en el siglo XIII, de planta poligonal irregular con torres adosadas circulares. Con un perímetro amurallado de planta trapezoidal y con tres grandes puertas que lo custodia. En Monçaraz, pintoresca villa por su fortificación, se encuentra cual vigía centenario su castillo, de imponentes murallas y robustas torres. Ya en Alandroal, no podemos dejar pasar por alto la fortaleza de la Orden de Avis, que nos conducirá por sus recovecos  a vivir una auténtica experiencia templaria.

T&A Recomienda

Dónde dormir

Palacio Arteaga. Ubicado en Olivenza, este palacete del siglo XIX nos deleitará con sus encantos e historias. Para enamorados del Romanticismo y para los que eligen descansar entre siglos de historia. Excelentemente comunicado con la ruta que proponemos.

Hotel Heredero. Es un hotel pequeño, en una ciudad pequeña, que se cimienta en la ilusión y el trabajo de un empresario que, deseando lo mejor para su ciudad, se decide a dar un paso adelante y montar este modesto pero apacible hotel.

Dónde comer

Casa Maila. En el centro de Olivenza. Un ambiente acogedor, donde degustar la típica cocina extremeña. Excelente calidad-precio.

Restaurante El Manantial. Una cocina sencilla y exquisita. Las Manos de Amelia la dan un toque muy personal y extremeño. Sus menús diarios , toda una delicia. Amabilidad y simpatía a raudales.

Para más información visita

Turismo de Extremadura

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here