Inicio Europa Mdina y Rabat. El antiguo esplendor de Malta

Mdina y Rabat. El antiguo esplendor de Malta

3933
0
Compartir

La “Ciudad Silenciosa”, como era llamada Mdina en la Edad Media fue la capital de Malta, custodiada con sigilo por Rabat conocida con el nombre de la “Ciudad de las Leyendas”.

Por Óscar San Martín Molina

Los fenicios construyeron el primer centro urbano de Malta casi exactamente en el centro de la isla. Luego los bizantinos fortificaron la ciudad, como los árabes más tarde. La muralla árabe todavía existe, pero la ciudad misma, Mdina, es ahora una ciudadela medieval con amplias vistas desde sus bastiones. Es fácil de encontrar: la cúpula de su catedral se ve desde kilómetros de distancia, y con 500 metros de lado a lado es difícil de esquivar, aunque sus arquitectos trataron de confundir a los invasores con calles estrechas y angulosas y callejones sin salida.


Una ciudad de casas particularmente bonitas, desde las normandas hasta las barrocas, rezuma ambiente. En planta baja las casas no tienen ventanas, pero sí balcones en el primer piso. Se cuentan historias de grandes tesoros, de secretos protegidos por las murallas, y cuando se camina por sus calles adoquinadas, sobre todo en la noche, uno se convence de que esas historias son verdaderas.


Mdina también fue importante para Roma, porque la isla, acordonada de mansiones y granjas, aprovisionaba al imperio. Justo en las afueras de Mdina, en la periferia de Rabat, se halla el Museo Romano de Antigüedades. El edificio es neoclásico, pero fue levantado sobre las ruinas de una mansión romana del año 50 antes de Cristo, y los pisos originales de mosaicos, algunas de sus columnas y muchos de sus artefactos todavía están ahí.
El más importante visitante de la era romana fue San Pablo, que supuestamente naufragó aquí en el año 60 después de Cristo. Los malteses no se oponen a que lo diga, pero las evidencias en apoyo de la presencia del apóstol aquí no son concluyentes. Otros lugares, como Creta, disputan el reclamo de Malta. Sin embargo, los malteses trazan su conversión a él, y prácticamente todos los habitantes de la isla son católicos, la mayoría de ellos devotamente. El nombre de San Pablo está asociado a las obras arquitectónicas más bellas de la isla, lugares donde uno puede pasarse días. En Mdina encontrarás una catedral del siglo XVII, donde sus frescos muestran al apóstol predicando a los isleños. En Rabat hay una Iglesia de San Pablo, construida sobre una gruta en la que se dice que se refugió, y unas catacumbas llamadas por su nombre están en las cercanías.

Mdina

Mdina es la antigua capital de Malta y es la más aristocrática de Malta. Situada a unos 11 kilómetros de Valetta es conocida como «la ciudad del silencio». Las calles, estrechas y elegantes, pintan un laberinto mágico que hace de la urbe aristocrática por excelencia, en su día capital del país, un espejo en el que descubrir los secretos de la cultura maltesa.  

Típica ciudad medieval situada en el corazón de la isla, la primera impresión al cruzar la puerta principal es de asombro. Apenas circulan vehículos y no se escuchan ruidos. Sólo los guías turísticos dan unas pinceladas de su extenso y rico pasado. Ahora poco más de 1.000 personas viven en el perímetro que encierran sus muros. A cada paso se lee una historia, en cada palacio y, por supuesto, en cada iglesia.

Es una urbe medieval, situada sobre una colina y enclavada en el centro mismo de la Isla. A través de sus murallas podemos observar una de las vistas más bellas de Malta. Está prohibido circular en coche (excepto residentes), lo cual hace la visita más interesante. 

La catedral de la ciudad es de origen normando del siglo XI y de estilo románico. Fue destruida por un terremoto, en 1693, y posteriormente restaurada. Casi todo lo que vemos hoy es de estilo barroco. Ocupa lo que fue el Palacio de Publios,gobernador romano en época de San Pablo. 


Su antiguo cementerio es de época romana, y convertido en arrabal por los musulmanes, constituye hoy la ciudad de Rabat o la zona extramuros de la ciudad. El acceso a Mdina, se hace a través de la puerta principal (la puerta Mdina o Main Gate), desde donde podemos ver un escudo del el Gran Maestre Manoel de Vilhena y la fecha de la reconstrucción, 1724. Está situada frente a los jardines que la separan de la ciudad de Rabat. En tiempos de los romanos, Rabat y  Mdina formaban la ciudad capital, entonces llamada Melita, donde llegó San Pablo después de su naufragio. Según los historiadores San Pablo vivió en una gruta junto a la Iglesia bautizada en su honor. Ésta fue la primera iglesia maltesa construida a gran escala, de acuerdo con la bonanza que trajeron los Caballeros de San Juan, que establecieron su capitanía en Malta allá por el año 1529. 


Es de interés el Palazzo Falzon, de estilo normando, que posee una colección de armas, una catedral y un museo que todavía alberga una magnífica colección de tesoros del arte, sobrevivientes del saqueo francés que la ciudad sufrió en el siglo XVIII. Desde el bastión tenemos una vista impresionante de los campos y de las aldeas circundantes, y también de la bahía del St Paul. 

El museo de la catedral alberga piezas de Durero. Tampoco podemos dejar de visitar el Museo Nacional de Historia Natural, pero lo mejor es la ciudad en sí misma, pasearla, sentirla…

Rabat 

Pegada a Mdina está la población de Rabat. Aquí nos encontraremos con la cueva que habitó San Pablo durante tres meses en su estancia en la isla. Destacan también las catacumbas de Santa Ágata y San Pablo, el Castillo de Verdala, construido por el Gran Maestre Verdala en 1588 como residencia de verano, y los Jardines de Buskett

La linda iglesia de San Pablo está ubicada sobre una gruta, donde se dice que San Paulo se refugió después de naufragar en Malta. 

T&A Recomienda

The Xara Palace. Ubicado en la ciudad medieval de Medina, este hotel boutique de cinco estrellas ha sido restaurado cuidadosamente sobre un palacio del siglo XVII. Encaramado en bastiones centenarios y rodeado de una impresionante arquitectura barroca, encontramos un paraíso en el que detenerse y dejarse mimar.

http://www.xarapalace.com.mt/

Hotel Point de Vue. Dispone de 12 habitaciones individuales y dobles, todas con baño privado. Muchas de las habitaciones ofrecen impresionantes vistas sobre los campos de cultivo de Rabat, con el mar Mediterráneo al horizonte. El resto de habitaciones tienen vistas a la espectacualr ciudad de Mdina.

http://www.pointdevuemalta.com/html/index.htm

Dónde comer

Restaurante Rogantinos.Una joya escondida en las afueras de Rabat. Una cena en la verdadera tranquilidad, bien conocido por los lugareños, y a menudo descubierto por los extranjeros. Es considerado como uno de los mejores restaurantes de Malta.

http://www.rogantinos.com/#

Trattoria AD 1530. Su encanto radica en su ubicación en una de las antiguas plazas de Mdina. Sus menús ofrecen comida italiana y mediterránea principalmente. Un lugar idílico para una noche de verano.

http://www.xarapalace.com.mt/en/trattoria-ad-1530-perfect-for-every-occasion

Cómo llegar

La compañía aérea low cost Vuelingtiene vuelos directos desde Madrid y Barcelona.



Para más información visita www.visitmalta.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here