Inicio Asia Mongolia, la Gran Desconocida

Mongolia, la Gran Desconocida

919
0
Compartir

Mongolia es el país de los paisajes, de las estepas infinitas y del aire puro. Ese vasto territorio, que termina donde empieza el cielo, alberga siluetas de hombres a lomos de caballos y de camellos.

Por equipo traveltya.com

Paraíso para los amantes de los treks, Mongolia ofrece diferentes lugares para practicarlos. Desde las montañas de Altaï, el valle del Orkhon, el desierto de Gobi pasando el lago de Khövsgol, son algunos de los lugares donde solamente pocos viajeros se aventuran.

Muchos son los que aseguran que esas son las mejores marchas del mundo, por su simpleza, por la pureza de su aire y por la tranquilidad que reina.

Sorpresa tras sorpresa

Cuna de gran número de tradiciones, Mongolia se ha forjado sobre un pueblo nómada y agrícola en su mayoría. Él mismo te llevará a descubrir las riquezas que esconden sus desiertos de piedras, te enseñaran a hablar a los caballos y a entender cuando es hora de partir hacia otro lugar. Acompáñales para escuchar cantar a las dunas de Khongor Els, o para maravillarte con los acantilados de Bayan-Zag.

El hilo conductor de tus días por éste país será probablemente el rosario de yurtas que encontrarás hoy aquí, mañana ahí. En su interior, una vivienda que ofrece todo lo que uno puede necesitar: cobijo y reposo después de un día de marcha; alegría y generosidad gracias a un pueblo acogedor, risas y oportunidades de compartir momentos intensos con los miembros de la familia a la hora de preparar la comida, y de dormir o de juguetear con los más pequeños.

Siempre los caballos

Descubrirás y compartirás su modo natural de transporte: el caballo. Verás con qué destreza manejan este poderoso animal y como los más pequeños aprenden a controlarlo desde su más pronta infancia. No te resultará difícil realizar un trek a lomos de este animal alrededor de los lagos o de los bosques de Altaï.

Pero Mongolia no se limita a unos paisajes de ensueño, sino que también ofrece numerosos monumentos que relatan la historia del país, la religión y las tradiciones de un pueblo que ha sufrido durante su historia…

Tras ser iberados de la dominación soviética, a principios del siglo XX, tanto la práctica del budismo lamaísta como la construcción de monasterios para su culto vuelven a florecer.

Otros tiempos

Estos últimos son una parada obligada para el viajero: tanto los monasterios de la capital Oulan-Bator, como el de Bogdo Gegeen o el de Gandan y su buda gigante.

Merece la pena visitar el monasterio de Khovd, reconstruido después haber sido derruido en épocas de Stalin y no perderse nuestro preferido, el monasterio de Erdeni-Dzou, donde encontrarás también las ruinas de Karakorum, que albergaron la capital del Imperio Mongol de Gengis Khan, en el siglo XIII.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here