Inicio América Perito Moreno, la Joya Blanca de Argentina

Perito Moreno, la Joya Blanca de Argentina

201
0
Compartir

La gran estrella natural del Parque Nacional Los Glaciares es el Perito Moreno. Estamos ante una de las visiones más espectaculares que podemos encontrar en el mundo, un glaciar de cinco kilómetros de frente, por 60 metros de alto que se alza imponente ante nosotros.

Por E.G

En efecto, esta increíble masa helada rodeada de montañas y bosques, está considerada por algunos como la octava maravilla del Planeta y es una de las grandes atracciones turísticas de Argentina.

El Coloso Blanco cierra el paso de las aguas del Brazo Rico al llegar al margen costero y produce una especie de embalse donde el agua supera en desnivel unos 20 metros, originando una filtración que culmina con unos de los acontecimientos más sobreacogedores que se pueden presenciar: La ruptura del Perito.

Y es que el desprendimiento regular de inmensos bloques de hielo atrae a una gran cantidad de visitantes y estudiosos, que anhelan estar presentes en un fenómeno que se produce cada tres o cuatro años. Se trata de un espectáculo irrepetible. Observar como inmensas partes del glaciar, se desprenden para formar témpanos flotantes en medio de estremecedores estruendos, es algo que no se puede entender hasta que no se vive en directo.

Un poco de historia

Este espectacular glaciar tiene su propia historia dentro del Parque. Lo primero que hay que decir es que Francisco (Perito) Moreno nunca pudo ver esta mole helada y que fue Juan Tomás Rodgers, capitán inglés de la Armada Chilena, el que informó en 1879 del descubrimiento del glaciar. Rodgers comandaba una expedición desde Punta Arenas y lo bautizó como Glaciar Francisco Vidal Gormaz, en honor del Director de la Oficina Hidrográfica de la Marina de Chile, organismo patrocinador de la expedición.

Esta denominación no duró demasiado y años después se pasaría a llamar Bismarck, en honor al canciller prusiano. En este punto, hay que recalcar que en la actualidad podemos encontrar mapas chilenos y alemanes en los que se le sigue llamando por este nombre.

En cualquier caso, en 1899 el teniente argentino Iglesias, encargado de unos estudios para el Instituto Hidrográfico Argentino, le bautizó con el nombre con el que le conocemos en la actualidad.

A partir de ese momento, ya con el gigante helado finalmente bautizado, comenzó a ser frecuentado por andinistas, exploradores y científicos. A través de ellos, hemos podido seguir su evolución desde entonces, primero en lo referente a su gran avance desde principios de siglo y después, una vez estabilizado su frente, al fenómeno de sus diferentes rupturas.

Respecto al avance del Perito Moreno, la medición que se hizo en 1900 revelaba que estaba a 750 metros de la costa de la Península de Magallanes, punto que alcanzó 17 años después.

En cuanto a sus afamadas rupturas, la primera de ella data de febrero de 1940 y a partir de ese momento se ha venido repitiendo este fenómeno cada dos o tres años, lo que produjo en las primeras ocasiones, graves inundaciones en las costas del Brazo Rico, dado que el nivel del agua llega a subir más de 15 metros.

Visitando el Glaciar

Así pues, está claro que el Perito Moreno es la joya de la corona del Parque y su visita es indispensable para los miles de visitantes que se acercan a estas latitudes.

Para visitar el Glaciar hay varios recorridos, aunque el más usado es el que sale de la localidad de El Calafate, y que suele durar una jornada entera, con salida por la mañana para volver ya entrada la tarde.

El recorrido puede hacerse de forma particular, aunque en El Calafate hay varias empresas turísticas que ofrecen visitas guiadas al “Coloso”. Durante la temporada turística, estas agencias organizan excursiones diarias hacia el glaciar con el acompañamiento de guías calificados que, además, usualmente incluyen caminatas por senderos alternativos en las cercanías de las pasarelas, paradas fotográficas en miradores durante el camino, comestibles e incluso prismáticos.

Una vez dentro del Parque Nacional se avanza por un camino que bordea Brazo Rico del lago Argentino, por la cara sur de la península de Magallanes, adentrándose en la periferia del bosque de nothofagus. El clima y la flora van cambiando a medida que avanzamos y que varían las condiciones de humedad.

Seis kilómetros antes de llegar a destino, se llega a un mirador con la primera vista panorámica del glaciar. Se trata de la zona llamada ” Curva de los Suspiros”, desde donde ya se puede contemplar la magnificencia del Perito Moreno y los cerros adyacentes.

Finalmente, el camino termina en el extremo oeste de la península de Magallanes, donde ya con los pies en la tierra y el impresionante frente de más de 5 kilómetros del Glaciar, se ingresa en las pasarelas desde las cuales podemos verlo en todo su esplendor.

Estas pasarelas, dispuestas de manera que forman una amplia redque facilita la observación desde diferentes puntos, conforman un circuito de tres niveles, con escalinatas y balcones que permiten apreciar el glaciar desde diversas perspectivas.

Una alternativa para los que quieran disfrutar de otras vistas de la cara norte del frente del glaciar Moreno es recorrer el Sendero de la Costa, el cual se realiza únicamente con el acompañamiento de un guía habilitado.

El Perito navegando

Otra forma de conocer el Perito es en barco. En efecto, las excursiones se inician en el Brazo Rico del lago Argentino y permiten contemplar, a unos 300 metros, las azuladas paredes del Glaciar y sus témpanos.

Desde esta perspectiva se puede tomar conciencia de la altura de sus paredes y de las dimensiones reales del Coloso, además de distinguir las pequeñas lagunas interiores, de color azul intenso, los ríos y las cavernas.

Esta excursión se puede realizar también desde el embarcadero Bajo de la Sombra y tiene una duración aproximada de una hora, por lo que puede realizarse como complemento de otras excursiones.

T&A Recomienda

Dónde dormir

Mirador del Lago Hotel. Para aquellos huéspedes que buscan un alto nivel de confort y excelencia gastronómica con las mejores vistas de El Calafate. La sola presencia ante el glaciar desborda los sentidos y colma inmediatamente el espíritu.

http://www.miradordellago.com/index.php/presentacion/institucional.html

 

Hotel Bahía Redonda. Fundado en 1989,
es un clásico dentro de la hotelería del lugar, es “el tres estrellas” de El Calafate

Un hotel cálido, cómodo, amplio.
Su excelente ubicación  permite disfrutar de una magnífica vista
a la Cordillera de los Andes, al Cerro Huiliche y a la Bahía Redonda
mientras se desayuna, cena o disfruta del lugar.

http://www.hotelbahiaredonda.com.ar/elhotel.html

Dónde comer

Hotel Posada Los Álamos. Prepárate para complacer tus cinco sentidos con la mejor cocina regional: Cordero al palo con ensalada verde de la propia huerta orgánica del restaurante, cordero arrollado a la cazadora, salmón los Álamos y compresión de cebolla.

http://www.posadalosalamos.com/restaurantes.php

Cambalache. Es un clasico resto bar de El Calafate desde donde se dedican a elaborar y difundir tipicos platos de cocina regional. Orientado a un público de espíritu joven que viajando trata de comprender las culturas y sus diferentes expresiones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here