Inicio Asia Tailandia, El Antiguo Reino de Siam

Tailandia, El Antiguo Reino de Siam

294
0
Compartir

Destino favorito de los mochileros, pero también de los turistas ‘cinco estrellas’. De los que quieren churruscarse en la playa y de los que prefieren aventura en la montaña…

Por el equipo de traveltya.com

Tailandia, un país cuya superficie es algo más grande que la de España, cuenta con una distribución del territorio muy diferente a la que estamos acostumbrados. Estirada de Norte a Sur, sus límites se topan con Birmania y Malasia. Pese a sus infrestructuras, el antiguo Siam y las riquezas que alberga, se pueden dificilmente descubrir en su totalidad durante un viaje de menos de un mes…

La más conocida ciudad de Asia

Subido en uno de los numerosos tuk-tuk, recorre la ruidosa y caótica capital, Bangkok. Es cierto que si a primera vista las impresiones no son muy positivas, esta imagen desaparece cuando te adentras en los más de 350 templos, entre los que verás el conocido Templo Vat Phra Keo o Templo de Buda esmeralda, el Vat Arum y mucho otros…

El majestuoso rio Chao que cruza esta urbe, hace que se la conociese como “La Venecia de Oriente”. Hoy, un contraste entre tradición sobre las aguas, el mundo encantado de sus mercados flotantes, y de la vida, al borde de los Khlongs, contrasta con los railes futuristas del metro aéreo, el denominado Skytrain.

Come en los mercados y prueba lo suculentos platos que venden en las calles de Bangkok,  piérdete por canales y descubre rincones únicos. Tendrás que retomar fuerzas para ir a descubrir Nakhon Pathom, sentirte pequeño ante tanta belleza y comprender el porqué es unos de los templos más sagrados para un país donde el budismo es la religión del 90% de la población.

Buena época

Si tienes la suerte de viajar en el mes de noviembre, fíjate cuando es la luna llena y prepárate para asistir a un preciso espectáculo, durante el cual los propietarios de las humildes embarcaciones las cargan con flores e incienso y se van a recorrer la ciudad.

Te recomendamos que reserves un momento en tu viaje para hacer honor a la historia de la humanidad y vayas a visitar el conocido puente sobre el rio Kwai, puente que fué construido por los prisioneros de guerra durante la Segunda Guerra Mundial.

Su Zen

Las riquezas que ofrece Tailandia son muy diferentes de lo que uno se puede imaginar a primera vista. Es un destino perfectamente adaptado tanto a adultos como a pequeños. Juntos o a tu aire, descubrirás que el pueblo tailandés vive en un continuo respeto. Se dice que en ellos reina un espíritu de tolerancia y de amabilidad. Un esfuerzo cotidiano por caminar en el “Sendero del Termino Medio”, en la que principalemente respetan: la comprensión justa, las palabras justas, el comportamiento justo.

Su oferta

Deja que los locales te demuestren que, aparte de las maravillosas playas paradisiacas, este país ofrece mucho más. No solamente podrás nadar y bucear en las islas de Similan, aprovecha de unos días de no hacer nada en esas playas de arena blanca, descubre los fondos claros y aguas cristalinas de Phuket o Phang Nga.

Aventúrate en los vestigios de las civilizaciones perdidas y ve al encuentro de su historias, mitos y leyendas. Activa tus músculos realizando un treks de montaña y date el gusto de probar un masaje tradicional o pasa unos jornadas alejado de todo en un Spa.

Cambia de aires y entra en contacto con la naturaleza en uno de sus numerosos parques nacionales, únete a una de las multiples organizaciones para proteger a los elefantes o construir infraestructuras para su cuidado. Conoce los aromas del país y explora sus sabores con los sutiles perfumes de la cocina tailandesa, donde el picante sera un ingrediente presente en casi todos los platos. Descubre la variedad de sus frutas y el exotismo de sus colores.

Verás que algunos de los aspectos de la cultura tailandesa se traduce y transmite por la cocina. Sabores cada vez mas frecuentes en occidente, se trata de una cocina artesanal y refinada. Al igual que los conocidos masajes tailandeses, y que las sutiles orquideas cuyas formas y colores siempre sorpenden. Ese gusto por lo estético y refinado es un secreto bien guardado por los tailandeses. Durante muchos momentos de tu viaje te toparás con la unión de lo bello y de lo útil. Deja que ellos mismos te lo muestren y descubre el pueblo tailandés. 
Su singular personalidad se debe a la mezcla de sus orígenes y a las diferentes tradiciones que se esconden tras una misma nación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here