Inicio Europa Viaje al Tarn, el País de la Cucaña

Viaje al Tarn, el País de la Cucaña

199489
0
Compartir

Desde la Abadía Escuela de Sorèze hasta el viñedo más antiguo de Francia. Acompáñanos por el departamento del Tarn, al Sur del país, donde la esencia de la historia del país vecino nos ha dejado huellas llenas de colores…

Por Óscar San Martín Molina

Todo viaje tiene un comienzo. Y nada mejor que tener el estómago lleno, que así las cosas se ven con otra perspectiva y se piensa de manera más clara y con una alegría diferente, sobre todo cuando degustas los manjares en el Le Salon de Vaubanwww.lesalondevauban.fr). Un exquisito y recogido oasis de la buena cocina perdido entre arboledas y páramos que fusiona como pocos la cultura y gastronomía de la zona, el fiel reflejo del estilo francés por ambas disciplinas. Un coqueto restarante que tiene como valor añadido la exposición de productos típicos de la comarca, aderezados con una cata de vinos con un nuevo concepto cristalino, idónea para los amantes de la enología, realizada por Arnaud Baratte.

Soréze

Soréze, es uno de esos pueblos del sur de Francia que campean entre la decandencia de los éxodos rurales y la magnificiencia de sus legados y conjuntos histórico-artísticos. El Segundo adjetivo es acorde y con un paralelismo absoluto en el Musei de Dom Robert, en la Abbaye-école. Aquí desarrolló una innata habilidad en la fabricación de tapices, siendo de forma activa uno de los propulsores del renacimento de la Escuela de Tapices de Aubusson. Un espacio donde, como queda reflejado en sus tápices, la vida y la muerte, y la religion y lo pagano se funden en una discrección tan absoluta que es difícil en ocasiones distinguir los distintos campos.

Albi

Pero cualquier visita al Tarn está incompleta sin una visita a la ciudad de Albi, Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Albi, ciudad Episcopal y conocida principalmente por el archiconocido Toulouse- Lautrec, despierta la imaginación y te transporta a tiempos pasados donde los visitantes disfrutan de la belleza de la Catedral de Sainte-Cécile, admiran los vestigios culturales del Palacio de la Berbie, donde se encuentra ubicado el Museo de Toulouse-Lautrec, y pasean respirando nostalgia por el Pont-Vieux (Puente Viejo), patrimonio mundial de la humanidad desde agosto 2011. Una ciudad colorida, donde el encanto de su casco antiguo radica en sus callejuelas empedradas y las casas medievales con entramados de madera y voladizos, bañado con una luz alegre rosácea de la mañana y su contrastado color escarlata rozando el umbral del atardecer.

Gaillac y sus viñedos

En este pequeño rinconcito francés, muy cerca de Albi y en pleno corazón del Tarn, encontramos la Abadia de Sant Michael. Donde su tradición víncola no sólo se remonta al período del Medievo, sino que ya en época de César Agusto se intentó introducir la cultura de la vid desde la Provenza hasta la Aquitania.

Un paisaje regado por los colores ocres de la tierra, los tonos cobrizos de sus viviendas y el vitalizante color verde de sus vides. Convirtiendo a esta comarca francesa en un oasis de esplendor y en un paraíso cultural con un cierto remanso de paz que hacen que sea difícil olvidar este lugar. No en vano nos encontramos en el viñedo más antiguo de Francia…

 

Para más información T&A travel te recomienda

www.tarn-tourisme.com

www.ville-soreze.fr

http://www.albi-tourisme.fr/es/

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here