Inicio Viajes Singulares Wroclaw, Un mundo de color y modernidad

Wroclaw, Un mundo de color y modernidad

1702
0
Compartir

Situada en los Sudetes, Wroclaw es una de las ciudades más antiguas y hermosas del territorio polaco.  Su historia se entremezcla con influencias alemanas, austriacas y checas convirtiéndola en un crisol de historia y cultura.

 La ciudad posee un arquitectura excepcional, como su Plaza del Mercado, así como numerosos festivales y una exuberante vida nocturna que atrae  a  turistas polacos y extranjeros .

Por O.S.M 

Al igual que en nuestro país  se eligió a la bella San Sebastián como Capital Europea de la Cultura en 2016, la ciudad polaca de Wroclaw también ha tenido el honor de ser elegida la Capital Europea de la Cultura en 2016. Este hecho será un escaparate turístico y cultural único para darse a conocer al mundo y potenciarse en primera línea turística.

Su colorido

 El aspecto de las ciudades, su colorido, su alegría y sus gentes siempre me atraen cuando viajo.  Me refiero a esas ciudades con llamativos edificios y casas sacadas de cualquier página del cuento de Hansel y Gretel, donde es fácil que la imaginación te perturbe y te acompañe durante toda la visita a cualquier lugar. Pues bien, Wroclaw es una de esas ciudades que provoca que tus sentidos se alteren y la mente empiece a soñar y soñar… 

Para ponernos en situación debemos decir que Wroclaw es la capital de la región de la Baja Silesia, sita a unos 350 kilómetros al suroeste de la capital de Polonia, Varsovia. Es una ciudad que aparte de sueños y color es realmente elegante y acogedora, de estilo barroco y con muchos cafés, restaurantes y variopintos hoteles donde podernos alojarnos y pasar unos días conociendo esta coqueta ciudad.

El sueño

Su principal reclamo turístico es su centro histórico, sin duda uno de los más bonitos de la Europa del Este. Aquí es donde se concentran esas casas de colores que antes describíamos y que nos agasajaron. Suelen estar rodeando las plazas más emblemáticas de la ciudad, especialmente la Plaza del Mercado, un amplio rincón medieval que es el corazón de Wroclaw, aparte de la segunda más grande de toda Polonia.

Esta plaza, que aquí se conoce como Plaza Rynek, está rodeada por elegantes y señoriales casas renacentistas de rancio abolengo que destacan por sus colores con tono pastel.

Tras este deleite y un buen café en alguno de los bares de los soportales de la plaza, no dejéis de visitar Catedral de San Juan Bautista, construida en el siglo XIII, las iglesias de la Santa Cruz y San Bartolomé, así como el edificio de la Universidad de Wroclaw,un magníficio ejemplo de estilo barroco, construido a principios del siglo XIX, que si tenéis la suerte de visitar en horario no lectivo comprendereís muchas cosas de la grandeza y el porqué de esta cosmopolita ciudad.  Cerca  de la Universidad también se halla el Ayuntamiento, con su valioso reloj astronómicodel siglo XVI.

 Bañada por el río Oder, es una delicia pasear por los numerosos parques de la ciudad, cruzando sus puentes medievales a la caída de la tarde o mientras nos dirigimos a su Museo Nacional. ¡Un paseo no apto para románticos! 

Fuera de lo que supone el centro histórico de Wroclaw hay un lugar imprescindible, el Cementerio Judío. Inaugurado a mediados del siglo XIX, es de los pocos que se libraron durante la Segunda Guerra Mundial de la profanación nazi. La visita es curiosa y realmente impresiona.

Ni que decir tiene que esta ciudad es un destino ideal  para pasar unos días de verano. Os aconsejamos la temporada estival, ya que el general inviernosuele ser bastante inclemente por estos lares. Aún así, es una ciudad universitaria, por lo tanto animada y bulliciosa, de ésas en las que seguro que se disfruta independientemente de su clima.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here