Comida Checa, Manjares para el paladar

Comida Checa, Manjares para el paladar

44
0
Compartir

Existen muchas formas de conocer un país e integrarte entre sus gentes, y qué mejor manera que hacerlo a través de su cultura culinaria.

Por el equipo de traveltya

La cocina tradicional checa se distingue por su riqueza, su variedad de sabores y el uso de la carne de cerdo, entreverada o magra, así como la gran oferta de acompañamientos elaborados con harina, entre ellos, los knedlíky, fenómeno único de la cocina checa que constituye la base de la dieta nacional. Éstos se servían con salsas para saciar la gazuza de los labradores que trabajaban duro en los tiempos de hambruna, donde la carne aparecía sólo en las fiestas.

Trdelník
Los famosos Trdelník

Momentos festivos

Los checos suelen demostrar todo su poderío gastronómico, en los acontecimientos festivos. Por ejemplo, en Semana Santa se prepara la tradicional hogaza pascual (un pastel redondo de masa esponjosa con uvas y pasas, espolvoreado con almendras fileteadas en cuyo centro se hace un corte en forma de cruz), los buñuelos y los huevos, o el famoso relleno pascual, hecho de miga de pan y puntas de ortigas frescas. Tampoco podemos dejar de mencionar la cena típica navideña donde se acostumbra a cenar carpa rebozada con ensaladilla de patatas. En algunas familias, en estos momentos tan señalados, se suele preparar el tradicional Jaimito( preparado con cebada perlada y setas secas, todo sazonado con ajo y mejorana, rociado con manteca de cerdo fundida y horneada).

Cabe recordar el carnaval y las fiestas patronales celebradas tradicionalmente en los pueblos. En estas fechas es ineludible probar el ganso asado de corteza dorada o el asado de cerdo perfumado al comino, y para los más golosos son dignos de mención los pastelitos que las amas de casa preparan para la ocasión y que son una auténtica delicia. Existen variedades regionales, como por ejemplo, los pastelitos moravos rellenos, las tortas redondas de la Valaquia morava, o las tortas de Chodsko, decoradas abundantemente con requesón, mermelada de ciruelas, pasas u otras frutas, granos de adormidera y almendras.

Goulash de tenera con dumplings
Goulash de tenera con dumplings

Las matanzas caseras

En los pueblos son todo un acontecimiento y son una prueba viva del ingenio de sus antepasados, que aprovechaban todo lo que el cerdo ofrecía. La matanza se convierte en una fiesta familiar cuando al final del invierno se mata al cerdo engordado en casa o comprado para la ocasión. Se invita al carnicero y con la ayuda de toda la familia se preparan auténticas delicias: sopas de bodrio y gulash especial para empezar, seguidos de distintas clases de carne cocida, paté de cabeza de cerdo, morcillas blancas y morcillas negras hervidas.

Codillo checo con chucrut
Codillo checo con chucrut

Y tras esta breve descripción de la gastronomía checa sólo nos queda llevar a buen puerto todas estas frases y embaucarnos en una suculenta comida del país.

No hay comentarios

Dejar una respuesta