Djerba, cuando Túnez se vuelve Turquesa, Blanco y Dorado

Djerba, cuando Túnez se vuelve Turquesa, Blanco y Dorado

609
0
Compartir

Considerada la polinesia del Mare Nostrum, esta pequeña isla tunecina es famosa por sus exquisitas frutas, por el aceite de oliva que se produce en la región y por los excelentes pescados y mariscos que pueden degustarse.

Por Óscar San Martín Molina

La isla de Djerba ya aparecía en la “Odisea” de Homero: huyendo del canto de las sirenas, Ulises llega a una isla de gran belleza y extraños frutos con sabor a miel, la isla de los lotófagos. Quien los probase con sabor a miel, no tendría ganas de dejar la isla. Es lo que casi le ocurre a Ulises, que quedó encantado con este lugar aunque se abstuvo de comer el peligroso y atrayente fruto y salvar a sus marineros de la amnesia que les produjo el fruto del loto. Ahí empezó el mito de Djerba, una isla que conquista a los viajeros con su extraña belleza.

Situada en el Golfo de Gabés, en el sur de Túnez, con un clima mediterráneo, esta ínsula sin apenas relieve también es conocida como “la isla de las cien mezquitas” por la cantidad de santuarios que se encuentran por toda la isla con sus imponentes y llamativos minaretes.

Djerba tiene uno de sus mayores atractivos en sus inmensas playas paradisíacas de aguas azul turquesa y arena dorada; y también en su encantadora capital, Houmt Souk, con sus bellas casas encaladas.

A poco más de 10 km de Houmt Souk se encuentra Guellala, un pueblo imprescindible, rodeado de palmeras, conocida por su cerámica de colores. Tampoco podemos obviar la ciudad de Ajim, situada en la zona de Tataouine, donde todavía pueden verse los escenarios donde George Lucas rodó algunas escenas de Star Wars.

Houmt Souk

La capital de Djerba es una ciudad que te atrae con el color blanco de sus casas, plazas llenas de bungavillas con sus flores perennes y callejuelas donde perdernos resguardarse del sol y deambular sin rumbo sera tan fácil como volvernos a encontrar. Visita ineludible son los célebres zocos (souks) de Houmt Souk, mercadillos que son en realidad un laberinto de galerías cubiertas en las que podemos encontrar y comprar cualquier cosa: telas preciosas, seda, las imprescindibles alfombras árabes, ropa de cuero y , por supuesto, souvenirs. Muy aconsejable el zoco de los joyeros, el más destacable de todos.

Las mezquitas de Houmt Souk también son de obligada visita, como la Mezquita de los Turcos con un gran minarete de estilo otomano, o la Mezquita de los Extranjeros. También vale la pena el Fuerte Ghazi Mustafá o Borj el Kébir, situado en el puerto, erigido por el sultán Abou Farès en el siglo XV, que sirvió de guarnición a varios pueblos: árabes, españoles y turcos. Hay unas bellas vistas de los alrededores. El fuerte está abierto todos los días (excepto los viernes), de 08:00 a 18:30 y de 09:00 a 17:00 en invierno, y su puerto es un lugar encantador donde respiraremos un auténtico ambiente marinero.

La sinagoga judía de Er Riadh

La bella sinagoga de La Ghirba, situada en Er Riadh (a 9 km de Houmt Souk), en el centro de la isla, es un símbolo de la rica herencia judía de la isla, uno de los lugares de culto judaico más importantes del mundo. Fundada en 1920, La Ghriba o “la Maravillosa” tiene una decoración de estilo oriental con vidrieras y azulejos, y en su interior pueden verse incluso ardillas correteando entre los fieles. En ella se encuentra una de las Torah más antiguas del mundo, y todos los años, 33 días después de la Pascua Judía, hay una importante peregrinación de fieles de toda África del norte. Recuerden que en 2002 hubo un atentado en la sinagoga de Ghirba reivindicado por Al Qaeda. La sinagoga de Ghirba está abierta todos los días excepto los sábados y la entrada es libre. Empápate de tradición, respeto y convivencia para luego dar un paseo por las callejuelas adoquinadas de Er Riadh, con sus hermosos patios llenos de flores.

La Mezquita Jemaä Fadhloun

La mezquita Jemaä Fahloun se encuentra en Aghir, en la carretera que une Midoun a Houmt Souk, y acaba de ser restaurada después de haber estado años abandonada. Fue construida en 1279, y se caracteriza por su color blanco, sus fortificaciones clásicas y su minarete faro. Tanto la arquitectura como la decoración es sobria.

El Museo de Artes y Tradiciones populares

En este museo descubriremos las dos comunidades principales que habitan la isla: la comunidad musulmana y la judía. Se expone una bella colección de trajes, joyas judías y musulmanas, cofres para guardar el Corán, cerámica y una reconstitución de un taller de cerámica…

Playas

Y uno de los grandes atractivos de la isla son sus playas. Nosotros recomendamos no pasar la oportunidad de visitar las playas de Sidi Bakour.

T&A Recomienda

Dónde dormir

Dar Bibine. En Erriadh, en el corazón de Djerba se ubica este remanso de paz. El silencio del lugar acompañará nuestra estancia en una casa donde se mezcla lo tradicional con un diseño puro, calido y minimalista. Todo un paraíso.

Dónde comer

Restaurante Haroun. En el puerto de Djerba. Posiblemente tengan los mejores pescados y mariscos de la isla. Las puestas de sol, degustando sus exquisitas recetas culinarias, merecen la pena.

cómo llegar

Tunisair tiene vuelos directos entre España y Túnez, y desde ahí conexiones a Tozeur y Djerba.

Para más información visita

www.turismodetunez.com

GALERÍA DE FOTOS

No hay comentarios

Dejar una respuesta