El Valle de Lozoya

El Valle de Lozoya

1894
0
Compartir
PHOT0038.JPG

Ubicado al norte de la Comunidad de Madrid, estos rincones que dan nombre al viejo río Lozoya han sabido conservar el sabor popular de sus gentes junto al enigmático sobrevivir de sus paisajes y montañas.

Por O.S.M

El valle del Lozoya se encuentra rodeado al noroeste por los Montes Carpetanos, al este por la Sierra de la Morcuera y al sur, por la denominada Cuerda Larga. Esta situación le confiere unas características climáticas muy especiales. Gracias al efecto barrera que provoca la Sierra de Guadarrama, con elevaciones cercanas a los 2000 metros, este enclave goza de unos parámetros climáticos, a escala local, claramente diferentes a los de las zonas contiguas de la meseta castellana. De este modo las precipitaciones son mucho más abundantes y las temperaturas son menos cálidas. Debido a este clima especial en este maravilloso paraje, podemos encontrar tanto especies vegetales típicas del centro de la península como especies más propias de la zona norte.

Un abanico de municipios muy extenso

Se trata de uno de los lugares más bellos de la Comunidad de Madrid. Los 42 municipios que integran esta comarca han sabido adaptarse a los cambios actuales sin olvidar el espíritu tradicional de antaño.

Pinilla del Valle
Pinilla del Valle

Es muy posible que esa virtud se deba a sus gentes, a su patrimonio cultural y a su riqueza natural. La naturaleza está muy presente en cada rincón serrano gracias a la abundancia de agua y a la gran variedad de especies vegetales y animales, que hacen de esta comarca un paraíso que tiene su máximo referente en el Hayedo de Montejo -uno de los más meridionales de Europa-. El patrimonio cultural se observa en las iglesias y ermitas de cada pueblo y en joyas como el Monasterio de El Paular -primera Cartuja del Reino de Castilla-.

Estas características tan relevantes, unidas a la excelente y variada gastronomía que se puede degustar por estos lares de la Sierra Norte de la Comunidad de Madrid, han convertido a la comarca en un referente del turismo rural en toda la provincia. Disponiendo de más del 80% de establecimientos turísticos rurales de todo Madrid, y entre éstos destacan las casas construidas con piedra y madera, los pajares rehabilitados en alojamientos y los pequeños hoteles con encanto.

Senderismo en la zona

Os hemos propuesto esta ruta (aunque existen otras muchas, cada cual con un encanto especial) porque reúne todas las cualidades y características de este rincón tan singular de la Comunidad de Madrid. Se trata de la ruta desde Alameda del Valle hasta el Paso del Malangosto.
La ruta se inicia en la propia carretera comarcal junto a la preciosa y bien conservada vivienda de Don Ventura, tomando el camino que sube por el arroyo de la Sauca y cruzando la verja que impide el paso del ganado, enseguida nos toparemos con el primer puente que cruza dicho arroyo, para tomar un camino terrizo central que sube por el margen derecho del río según nuestro sentido de la marcha.

DSCF0227

En menos de un kilómetro encontramos que el camino se divide en dos, justo antes de tomar el segundo puente que debemos cruzar para subir de ahora en adelante por el margen izquierdo, encontrándonos 1 kilómetro más arriba una 2ª verja con un roble a nuestra derecha y un cartel sobre él, que nos avisa de que entramos en un coto privado de caza.
El camino sigue ascendiendo dejando unas colmenas a la derecha y enseguida nos encontramos con una bifurcación del camino. El camino de la derecha nos lleva por el arroyo de la Sauca, y si tenemos tiempo o no queremos subir al Malangosto, existe esta alternativa que cruza un hermoso y longevo robledal donde los mejores ejemplares están a la derecha del camino en sentido ascendente, paraje conocido como Las Navazuelas

Pero es el camino de la izquierda, en la propia bifurcación, el que hay que tomar para llegar al paso del Malangosto, remontándolo hasta llegar a la primera de las navas de la zona a cuya derecha veremos una cerca de madera para el ganado.
Las navas, son claros del monte de forma longitudinal y que en esta ruta suelen tener un camino de entrada a la misma por el sur y otro de salida por el norte conociéndose en Alameda y en otros lugares de la zona a estos caminos como trochas. Las trochas son caminos hechos por el paso del ganado difícil de reconocer y muy fácil de perder si no se está atento.
La trocha verdadera no siempre se distingue bien como consecuencia del crecimiento de la vegetación circundante, además hay que fijarse en su suelo que debido al tránsito animal se ve el suelo arenoso, detalle que la distingue de otras falsas trochas que si presentan hierba y vegetación en su suelo.

Es importante en este punto reconocer la trocha de salida de la nava en sentido Norte y remontarla hasta atravesar hasta 4 navas más, la tercera de la cuales presenta un promontorio rocoso a nuestra derecha con un cartel que nos avisa, con la intención de darnos ánimo, de que hay que seguir subiendo para llegar al paso del Malangosto.
Siguiendo la trocha y siempre a media ladera (1500-1600 mts.) de la loma de Peñas Crecientes situada a nuestra izquierda, veremos de frente las peñas de Hoyo Borrascoso (2.160 mts. de altura) situadas al Norte donde se puede se observar, si el tiempo acompaña, el vuelo del buitre leonado que anida en estas rocas.

Seguiremos ascendiendo llegando a la última de las navas que realmente son una serie de mininavas donde de encuentran en verano las cabezas de ganado pastando y numerosos manantiales que forman el arroyo de Peñascrecientes. En esta zona no es raro descubrir algún corzo si nuestro paso es silencioso y tenemos suerte de poder fotografiarlo.
Incluso en Agosto y en plena sequía encontramos agua en estas navas que queda retenida y encharcada dando una textura blanda al terreno.

En la última nava se encuentra un acebal, con ejemplares de gran porte, dignos de contemplar y de fotografiar.

En este punto ascenderemos por nuestra izquierda hasta dar con el paso situado entre el último bosquete de pinos silvestres y un promontorio rocoso que nos lleva hasta la alambrada de espino que separa los términos de Alameda y Rascafría (Oteruelo). Al llegar al promontorio rocoso que dejamos a nuestra derecha se puede observar la figura de una virgen que algún peregrino devoto ha colocado.

Pasado este punto llegamos al collado para atravesar la alambrada (cuidado con la ropa) y tomar de nuevo la trocha que pasa a unos 10metros en paralelo del espino.
A partir de aquí el camino es muy sencillo ya que la trocha está bien señalizada con balizas roja y blanca que nos llevaran hasta una mini-cortafuegos pedregoso que finaliza justo en el paso del Malangosto.

Justo en este punto sube a la derecha un camino que nos lleva a la cruz del Malangosto donde todos los años se celebra una misa-romería, el primer Domingo de Agosto, que nos recuerda el paso del Arcipreste de Hita por ese punto y su sorprendente encuentro con “La Chata” que vigilaba y exigía el portazgo a los que transitaban el lugar. Para los que quieran reponer fuerzas y recoger agua de manantial existe una pista forestal de unos 200 metros (mucho cuidado si se realiza la bajada en bici de montaña debido a las piedras y a los regueros) que nos lleva al nacimiento del Río Cambrones justo en el sitio donde se celebra una comida campestre en estas fechas, amenizada con toques de dulzaina y tamboril.

El Hayedo de Montejo

El Bosque de Hayas de Montejo, es uno de los ecosistemas más destacables de la Comunidad de Madrid ya que representa los restos de la vegetación caducifolia centroeuropea, que ocupó una superficie más extensa en el pasado, y que actualmente sólo algunos lugares privilegiados como éste pueden mantener por sus condiciones climáticas.

nacimiento jarama
Nacimineto del Río Jarama

Los hayedos, son bosques con características de otras latitudes, y llegaron a Montejo, en épocas lluviosas postglaciares, procedentes de Centroeuropa. El hecho de que actualmente se conserve, es debido al microclima existente en esta zona, que le es favorable puesto que se trata de una ladera umbría con una orientación capaz de captar las masas de aire húmedo, que en dirección NO-SE chocan contra la sierra.

El hayedo está limitado en su parte inferior por el río Jarama, en su ribera la vegetación está formada por brezos, abedules, serbales y cerezos silvestres. En las laderas las hayas aparecen formando grupos puros, aunque generalmente se encuentran mezcladas con roble albar y rebollo que son dominantes en otros lugares de la sierra.

TURISMO16F03

Otra especie característica en el hayedo son los acebos, que aparecen salpicados y sirven de cobijo y alimento a algunas especies animales. La fauna no es la característica de un hayedo, debido al pequeño tamaño de éste, aunque sirve de refugio a jabalís y corzos y en invierno a perdices y pito negro. En los árboles se pueden contemplar dos aves como son el trepador azul y agateador común.

GUIA

Alojamiento: El centro de la Mancomunidad Sierra del Rincón gestiona una red de casas rurales en Montejo, El Berrueco, Horcajuelo, La Hiruela, La Puebla, Prádena, Cervera y El Atazar (Tfno. 918 697 061 / 918 697 217).
Restaurantes: Mesón Montejo (Real, 100. Tfno. 918 697 135). Mesón El Hayedo (Turco, 13. Tfno. 918 697 023).
Naturaleza: Hayas y robles, corzo, jabalí, zorro, garduña, gato montés, azor, águila calzada, cárabo, picapinos, mirlo acuático y aves paseriformes.
Visita: Concertar cita previa para una visita guiada de 1,30 horas. (Tfno: 918 697 058).
Cómo ir: Por la A1 hasta Buitrago de Lozoya, se toma la M-127 hasta Montejo de la Sierra. Seguir por la M-139 hasta llegar al hayedo.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta