La Sierra de Guadarrama, el Parque Nacional de la CAM

La Sierra de Guadarrama, el Parque Nacional de la CAM

551
0
Compartir

La sierra de Guadarrama ofrece multitud de posibilidades para la práctica de cualquier deporte de montaña, desde el senderismo hasta el paracaidismo. La proximidad de Madrid y otras ciudades periféricas hace que disponga de un gran número de caminos en buen estado, varias zonas de recreo y descanso, y dos estaciones de esquí.

Por O.S.M

La Sierra de Guadarrama tiene una superficie de 566 kilómetros cuadrados, situados al noroeste de la Comunidad de Madrid. En concreto, limita al Norte con la provincia de Segovia, más allá del Puerto de la Fuenfría, del alineamiento de los Siete Picos, el Puerto de Navacerrada, el Valle Alto del Lozoya y en la vertiente septentrional de la Cuerda Larga; al Sur, con la rampa meridional de Hoyo de Manzanares; al Este, con el alineamiento definido por Hormigales, Cuerda de la Vaqueriza y el Cerro de San Pedro; y, al Oeste, con las provincias de Ávila y Segovia -al occidente de la Sierra de Malagón y el alineamiento Alto del León-Peñota-Puerto de la Fuenfría-.

Esta comarca es una de las zonas con la naturaleza y cultura mejor conservadas de la Comunidad de Madrid. Su riqueza natural y cultural, junto con la tradición histórica se dan cita en sus montañas, valles, ríos y poblaciones como Alpedrete , Becerril de la Sierra , El Boalo-Cerceda-Mataelpino , Cercedilla , Collado Mediano , Guadarrama , Hoyo de Manzanares , Los Molinos , Navacerrada , Manzanares el Real , Moralzarzal y Soto
del Real
. La privilegiada ubicación de la Sierra de Guadarrama junto con las buenas infraestructuras existentes -autopista A-6, carretera M-607, vías locales que vertebran la comarca…- y el transporte público, la convierten en un lugar único.

espeCM4f17

Su historia

La importancia histórica de esta comarca se confirma con los restos de la presencia romana, visigoda y musulmana. Con la Reconquista, la comarca adquirió gran relevancia, se desarrolló económicamente y fue repoblada por personas llegadas desde diferentes puntos de la meseta norte. Este último aspecto hizo que hubiera disputas entre madrileños y segovianos sobre la pertenencia de las tierras, conflicto al que el Rey Alfonso X El Sabio puso fin cuando incorporó Manzanares y otras 19 localidades a la Corona y las denominó El Real de Manzanares.
Sin embargo, la llegada al trono de Sancho IV, en 1287, devolvió a Segovia la soberanía sobre estos territorios. A finales del siglo XIV, Juan I cedió las tierras de Manzanares a Pedro González de Mendoza, pero éstas pasaron a manos de diferentes nobles hasta que regresaron a la familia de los Mendoza . A partir del siglo XVI, El Real de Manzanares se  fue fragmentando y las poblaciones que lo integraban obtuvieron paulatinamente el privilegio de Villa.

Otro hito histórico para la comarca tuvo lugar con el traslado de la Corte de Felipe II de Valladolid a Madrid. Éste significó un impulso social e industrial para la Sierra de Guadarrama y supuso la construcción de nuevas vías de comunicación que tuvieron su culminación, en el siglo XIX, con la llegada del ferrocarril a varios enclaves de la Sierra.
Su paisaje

La riqueza y calidad paisajística de la comarca es evidente, debido a su abundancia de agua, a las grandes alineaciones montañosas de Cuerda Larga, Siete Picos y Cerros de Navacerrada, a las depresiones de Manzanares, Cerceda y Los Molinos y a la rampa de la Sierra de Hoyo. Todo ello sin olvidar parajes emblemáticos como La Pedriza -impresionante afloramiento granítico-, el Valle de la Fuenfría -de alto valor ecológico-, el Pico de La Maliciosa y el Valle de la Barranca, la Peña del Arcipreste de Hita, el Puerto de Guadarrama -estratégico punto de comunicación- y el Puerto de Navacerrada – estación invernal y, también, punto de comunicación entre Madrid y Castilla y León-.

espeCM4f10

 

Este paisaje constituye, además, un excelente hábitat para gran cantidad de flora y fauna, también de alto valor      ecológico. Entre las especies vegetales figuran piornos, pinos, jabinos, abedules, acebos, avellanos, encinas, olmos,  chopos, sauces y diversas clases de arbustos y matorrales. De las especies animales destacan los mamíferos (corzos, cabras hispánicas, jabalíes, zorros, ardillas…), las aves (perdices, aguiluchos, búhos reales, águilas, buitres leonado, rabilargos, abubillas, lavanderas, petirrojos, herrerillos, garzas reales, ánades…), peces (truchas común, salvelinos, bogas, gobios, barbos común, carpas…) así como algunos ejemplares únicos de mariposas, reptiles y anfibios.
Su valor natural ha llevado a que la comarca, desde hace décadas, haya sido objeto de estudio y admiración por entidades como la Sociedad Española de Historia Natural, la Sociedad Española de Excursionismo, la Sociedad para el Estudio del Guadarrama, la Institución Libre de Enseñanza, y otras asociaciones de carácter lúdico y de ocio. Además, con el fin de garantizar la conservación de toda la riqueza de la comarca, se impulsó la creación del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, donde gran parte del territorio comarcal está catalogado como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y ya se ha incorporado  a la Red de Parques Nacionales.

Sierra de la Cabrera

La presencia del ser humano en la Sierra de Guadarrama está datada desde épocas anteriores al Imperio Romano que, incluso, se sitúa en el año 1300 a.C. Fruto de esta larga tradición histórica de la comarca y de las personas que la poblaron todavía se conservan construcciones que son consideradas auténticas joyas patrimoniales : puentes y calzadas romanas, castillos erigidos entre los siglos XII y XV, iglesias y ermitas levantadas desde el siglo XVI, fuentes y molinos centenarios… Además, en la actualidad perviven tradiciones, oficios artesanos, folclore y, cómo no, una exquisita cultura gastronómica , que se abastece de multitud de productos de gran calidad como carnes con la Indicación Geográfica Protegida Carne de Guadarrama , ingredientes de temporada y frutos silvestres como el apreciado Boletus Edulis.

Esta magnífica riqueza en todos los ámbitos es una invitación a conocer la comarca Sierra de Guadarrama, a dejarse cautivar por los fascinantes paisajes, a disfrutar de cálidos alojamientos, a saborear exquisitos platos y a descubrir una interesante cultura que ha ido transmitiéndose generación tras generación.

Toda una Aventura al pico del Nevero

El pico del Nevero es una de las montañas representativas de la Sierra de Guadarrama y su cumbre un excelente mirador de las geografías de la sierra.

 

Al Sur, la silueta de Cuerda Larga, con los soberbios relieves de Cabezas de Hierro; al Este, la Reserva Nacional de Caza de Sonsaz y las estribaciones de la Sierra Norte8 mal llamada Sierra Pobre); al Norte, la gran meseta segoviana; y al Oeste, la Cuerda de los Claveles y el Pico de Peñalara, la montaña emblemática de la Sierra de Guadarrama.

Subir a una montaña es conquistar su geografía. Es dibujar sus relieves caminando para descubrir los grandiosos paisajes que se abren desde la cumbre. Escalar el pico del Nevero es una excursión de alta dificultad.

Para poder llegar hasta el final, hay que subir a la montaña a paso tranquilo, reservando fuerzas para el tramo final, el más duro, el de la llegada a la cima. Pues como dice un viejo dicho senderista: “no es más valiente quien va más deprisa, sino quien mejor llega a su destino”.

bolamundo
¿De dónde salimos?
Puerto de Navafría, entre las poblaciones de Lozoya y Navafría.

¿Cómo llegamos?
En el kilómetro 69 de la autovía E-5 (N-I) hay que tomar la carretera del Valle de Lozoya hasta la población de Lozoya, junto al embalse de Pinilla, y después desviarse a la derecha hacia Navafría. El puerto de Navafría se encuentra a unos 11 kilómetros de Lozoya.

FICHA TÉCNICA
Distancia: 7 kilómetros.
Fuentes: No hay fuentes en toda la excursión.
Desnivel: 420 metros.
Estación recomendada: Primavera y otoño.
Duración: 3-4 horas.
Vegetación: Pinares en el bosque y piornos en la zona de las cumbres.
Cartografía: Mapa del IGN 1:50.000, Buitrago del Lozoya (484).

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta