Nicaragua. Tierra de lagos y volcanes

Nicaragua. Tierra de lagos y volcanes

934
0
Compartir

“Tras quince años de ausencia, deseaba yo volver a mi tierra natal. Había en mí algo como una nostalgia del Trópico” ( Rubén Darío)

Por Óscar San Martín Molina

Nicaragua es uno de esos países que quedan grabados en tu memoria de una forma especial. Este pequeño estado de Centroamérica contiene todos los elementos necesarios para poder disfrutar de un destino de una forma prácticamente mágica. Aunque todavía se trata de un destino turístico prácticamente desconocido, este lugar nos muestra como, poco a poco, el letargo turístico, surgido por las tremendas convulsiones políticas sufridas en el pasado, ha dado paso a un futuro turístico prometedor. Algo que se intuye, que se respira en cada rincón del país, que nos muestra naturaleza, folclore, tradiciones, historia y aventura en su estado más prístino.

Como hemos comentado la inigualable belleza de su territorio se conjuga con la elegancia colonial de su pasado. Poblaciones como Granada, León o Managua ofrecen un legado patrimonial histórico-cultural digno de admiración, que mezclado con paraísos naturales, muy actos para el turismo activo, como por ejemplo el volcán Cerro Negro o la isla de Ometepe quedarán imperecederos en nuestra memoria.

GRANADA

Nuestra andadura comienza en Granada. Esta bella ciudad colonial está localizada a 47 kilómetros de la capital, Managua. Pasear por su centro histórico colonial a través de su Parque Central es una opción más que aconsejable para comenzar nuestra visita. Aquí podemos observar varios de los edificios coloniales que lo rodean y degustar el “vigorón”, plato típico de la ciudad, compuesto de yuca, chicharrón y una ensalada de vegetales, acompañado de un refresco de cacao.

Muy cercano al parque central se encuentra el Museo Convento de San Francisco. Este edificio es uno de los más importantes de la ciudad, pues fue la primera iglesia y convento construidos por los colonizadores en el año 1529.
Hay muchos edificios coloniales e iglesias en Granada, por lo que caminar en sus calles y avenidas es una excelente manera de apreciar la belleza arquitectónica de esta antigua ciudad. Aunque hay algunas construcciones que parecen estar a punto de colapsar, la mayoría han sido cuidadosamente restaurados o renovados y funcionan como restaurantes, hoteles o como casas particulares.

Siguiendo la calle La Calzada o la contigua calle El Caimito, que conectan al centro con el lago, se llega al Malecón de Granada, en donde se puede dar un paseo y disfrutar de la brisa y la vista del enorme Lago Cocibolca.

LEÓN

La ciudad de León fue originalmente fundada por el conquistador español Francisco Hernández de Córdobavolcán Momotombo. La ciudad fue entonces trasladada por sus asustados habitantes a donde se encuentra en la actualidad.

La nueva León comenzó una floreciente vida productiva y pasó a ser una importante ciudad dentro de los dominios de la Corona Española.

Desde siempre, la ciudad ha sido una de las más importantes del país, tanto en lo económico como en lo social. Tanto es así, que incluso funcionó como capital de la nación varias veces tras la independencia de la corona española en 1821, alternándose tal título con su eterna rival Granada, hasta que fue nombrada Managua como la única y permanente capital.

León, a lo largo y ancho de toda la cuidad, aún conserva su atractiva arquitectura colonial, apreciable en casas, calles, monumentos e iglesias, como puede observarse en las interesantes iglesias coloniales: La Merced, El Calvario, San Juan, San Francisco, San Juan Bautista de Subtiava y La Recolección.

Otros lugares ineludibles de cualquier vista a esta ciudad son el museo de Rubén Darío, quien vivió en León en varios períodos de su vida; el museo de Leyendas y Tradiciones, que gráfica los mitos y leyendas de esta zona rica en creencias populares y el museo Indígena de Subtiaba.

OMETEPE

En el lago de Nicaragua, llamado por los conquistadores españoles “el mar de agua dulce” por su inmensidad, sobresale la isla de Ometepe cuyo nombre en náhuatl significa “dos cerros”. La isla, de 276 kilómetros cuadrados, alberga a dos majestuosos volcanes unidos por un corto istmo. Hoy en día, es uno de los destinos naturales preferido por los turistas que visitan Nicaragua, debido a su ambiente hospitalario y pasivo, a sus hermosos paisajes, a sus dos volcanes, a la riqueza arqueológica, a sus tranquilas playas y a sus numerosas reservas naturales y bosques donde puede apreciarse una importante biodiversidad.

La isla es habitada por personas amables y sonrientes enamoradas de su tierra, dedicadas sobre todo a la pesca y a la producción agrícola de gran calidad que provee el fértil suelo isleño. Actualmente, los ometepinos han comenzado a dedicarse al sector turístico, y numerosos locales de servicios han sido instalados en la isla, con la disposición de acoger a los visitantes del mundo entero que deseen visitar este paraíso.

T&A Recomienda

Dónde dormir

La Gran Francia. Situada en Granada, este elegante hotel ha recuperado el esplendor de esa magnífica casa colonial. Dispone de piscina, servicio de restaurante, dos bares y un centro de convenciones.

www.lagranfrancia.com

Hotel La Perla. Es el más fino ejemplo de la arquitectura de estilo neoclásico de Nicaragua. Merece la pena disfrutar de su jardín dominada por espectaculares fuentes con magníficos leones de mármol.

www.laperladeleon.com

Dónde comer

El Charco Verde. En la isla de Ometepe podremos degustar un buen plato de pescado criollo. Su exótica ubicación hacen imprescindible una parada.

www.charcoverde.com.ni

Restaurante Charlys. Un increíble ambiente natural en la ciudad de Granada. Este rancho está ubicado en un palmeral, adaptando la construcción al medio de una forma armoniosa. Un oasis para el descanso.

www.charlys-bar.com

No hay comentarios

Dejar una respuesta