Nueva Inglaterra, Boston y Maine

Nueva Inglaterra, Boston y Maine

357
0
Compartir

Nueva Inglaterra, Boston y Maine

Nueva Inglaterra es bien conocida por la gente a lo largo de los Estados Unidos de América por ser una bella y distintiva región, rica en historia, cultura y paisajes.

Por Ángel Carro

Para los visitantes, la región presenta cuatro estaciones debidamente marcadas: Un lozano verano donde explorar sus playas; un otoño que nos conducirá a través de unos increíbles paisajes cubiertos por rojizos follajes; fríos inviernos para disfrutar del esquí y verdes primaveras.

Formada por seis estados, cada uno con su propio carácter. Connecticut, a tiro de piedra de Nueva York, destaca por la Universidad de Yale y ser la cuna de Mark Twain. Rhode Island, el Estado del Océano, ofrece espectaculares playas de arena, viñedos y elegantes mansiones; Massachusetts, que se extiende desde las magníficas playas del Cabo Cop y las islas de Nantucket, pasando por la metrópolis de Boston –cuna de la revolución americana- hasta las montañas azul verdosas de Berkshires; Vermont, el Estado de las Verdes Montañas, lugar ideal para la práctica de deportes invernales, el único estado de Nueva Inglaterra sin mar, pero cuenta con el Lago Champlain; New Hampshire, el Estado del Granito, también tiene importantes montañas como el Monte Washington, grandes lagos, playas y faros. Los faros, dispersos a lo largo de la rocosa y pintoresca costa de Maine, la mayor de la región, son la principal seña de identidad, así como sus sabrosas langostas.

Nueva Inglaterra se ha considerado a sí misma como el principal centro intelectual y político desde antes de que los Estados estuvieran Unidos, su historia es la historia del país. Aquí fue donde se establecieron los primeros conquistadores y donde se desarrolló en gran medida el proceso de formación del nuevo país, incluso después de que se poblara el resto del territorio continuó ejerciendo una enorme influencia en la vida política, económica e intelectual de la nación.

Boston

Boston, fundada en 1630, es una de las ciudades más viejas de Estados Unidos. Además de ser la capital de Massachusetts y la urbe con mayor población de la región, tiene un legado arquitectónico único. Los edificios antiguos y modernos, las calles, los parques o los jardines convierten a Boston en una ciudad fascinante para explorar.

Así mismo Boston es la ciudad de Estados Unidos con más lugares relacionados con la guerra de la Independencia. “The Freedom Trail” (Ruta de la Libertad) es un recorrido por los más importantes. Se trata de un itinerario a pie de unos cuatro kilómetros, marcado en rojo en las aceras, que comienza en el Boston Common & Public Garden, un impresionante parque situado en el corazón de la ciudad ideal para el descanso o la práctica del deporte, el cual sirvió durante dos siglos como parque público, campamento militar y lugar de ejecuciones públicas.

Continúa por la Colina Beacon donde encontramos The Massachusetts State House, erigida por Charles Bulfinch poco después de la guerra de Independencia para albergar el gobierno estatal. Desde aquí nos adentramos en el corazón de la parte antigua, llegando a la Iglesia de Park Street, construida en 1810 y baluarte del movimiento abolicionista. Ahí encontraremos uno de los primeros cementerios de Boston, donde reposan los restos de los patriotas John Hancock, Paul Revere y Samuel Adams.

Old State House, sede del gobierno colonial es otro lugar relacionado con la Independencia, siendo la primera cámara legistativa del Estado y el lugar donde tuvo lugar en 1770 la matanza de Boston donde los soldados británicos abrieron fuego sobre una muchedumbre de provocadores y mataron a cinco personas, lo que supuso una propaganda ideal para los agitadores independentistas.

La Cuna de la Libertad es como se conoce al edificio Faneuil Hall por los discursos patrióticos pronunciados en sus salones. Donado a la ciudad por el mercader hugonote Peter Faneuil, fue construido para albergar el primer mercado central de Boston.

El recorrido concluye en Bunker Hill, Charlestown, primer asentamiento de la ciudad. Aquí se libró la primera gran batalla de la guerra de la Independencia en 1775.

Maine

Desde Boston, hacia el Norte siguiendo la autopista interestatal 95 llegaremos en apenas media hora al estado de Maine, un enorme espacio natural el cual posee más de 8.800 kilómetros de espectacular costa, con calas, bahías y puertos. En el interior los bosques y los picos de las montañas acompañan los 51.500 kilómetros de ríos y los 6.000 lagos glaciares aunque también hay lugar para pueblos pintorescos.

La historia de Maine, al igual que la de Nueva Inglaterra, es larga y rica en acontecimientos. Historiadores piensan que los vikingos llegaron a sus costas en el siglo XI, pero la presencia europea no se hizo notar hasta 500 años después, con la colonia de Popham Beach.

Aunque Maine siempre ha sido uno de los Estados menos poblados de la nación, ha sido objeto de numerosas disputas territoriales, comenzando con su adhesión a Massachusetts en 1652 y posterior separación en 1820; las guerras de los británicos contra los franceses de Québec; continuando con el bombardeo de Portland por las tropas británicas como medida ejemplar para las otras ciudades costeras de similares aspiraciones revolucionarias.

Viajando por Maine nos damos cuenta del motivo de su agitada historia, su naturaleza salvaje está salpicada por reliquias del pasado maravillosamente conservadas. A lo largo de todo el Estado encontraremos viviendas coloniales, igualmente la importancia del pasado marítimo y las mansiones de los capitanes de navíos salpican toda la costa. El turismo es en la actualidad la actividad económica principal, incluso hasta las matrículas de sus vehículos presumen de ser la “Tierra de las Vacaciones”. Maine conserva el mismo esplendor natural que atrajo a sus primeros pobladores hace ya varios siglos.

Los principales destinos turísticos de Maine se encuentran a lo largo de su costa, comenzando por el Cabo Neddick situado en la preciosa y pintoresca localidad de York Beach, la cual presume de playas de blanca arena y de tener la primera pizzería del Estado establecida por emigrantes griegos a mediados del siglo XX.

Allí encontraremos el primer faro de toda la costa de Maine, y quizás el más fotografiado de todos los Estados Unidos: The Nubble Light, construido en 1879. Los faros de Maine son muy famosos a lo largo de todo el país, el litoral cuenta con 63, algunos de ellos accesibles desde el continente y otros encaramados a pequeños islotes. Muchos además de guiar a marinos durante décadas albergan museos.

En la vecina población bautizada por los indios abenaki como Ogunquit, Bello Lugar junto al Mar, encontraremos sin duda alguna las mejores playas de Maine.

Siguiendo la costa llegaremos a Kennebunkport, famoso por ser el lugar de residencia de dos generaciones de Presidentes de los Estados Unidos, lo que lo ha llevado a convertirse en un selecto destino vacacional y atracción de muchos turistas de la región.

Recomienda

Dónde dormir

The Fairmont Copley Plaza. Este lujoso hotel del centro de Boston es un símbolo de la rica historia y la elegancia de la ciudad desde su apertura en 1912. Sus 383 habitaciones de lujo y suites lo delatan. Para sibaritas del lujo.

DoubleTree by Hilton Hotel Boston – Downtown. Se encuentra en el corazón del distrito de los teatros de Boston. Siéntete como en casa y disfruta de las famosas galletas de chocolate de la ciudad a tu llegada…

Dónde comer

Townw stove and spirits. En el corazón de Boston, un lugar donde todos son bienvenidos y los aromas salados de su asador de leña y la algarabía de la gente invitan a relajarse con una buena conversación. Especialidad en platos culinarios internacionales.

Marliave Restaurant. Henry Marliave, un inmigrante francés de París, llegó a Boston con una colección de recetas y el sueño de encontrar el éxito en los Estados Unidos. Henry Marliave logró su sueño americano, creándose una fama bien merecida.

Cómo llegar

Iberia tiene vuelos directos a Boston desde Madrid tres veces por semana.

 

GALERÍA DE FOTOS

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta